Este jueves a las 8 de mañana inició, tal como estaba previsto, la huelga legal indefinida de los trabajadores de la Minera Escondida, el yacimiento cuprífero más grande del planeta.

Luego de que el viernes pasado los empleados y la firma -cuyo principal propietario es la gigante BHP Billiton- iniciaran el proceso de buenos oficios que finalmente no resultó, los operarios decidieron por un 99,9% de los votos del Sindicato de Trabajadores de Minera Escondida paralizar sus actividades para reclamar a la compañía un bono de $25 mil, un reajuste de 7% y la mantención del resto de los beneficios.

El presidente del sindicato, Carlos Allendes, cuestionó este jueves en ADN a la cuprífera por su intención de reducir el sueldo de los funcionarios: “Hoy en día ellos quieren apostar entreguemos parte de nuestro sueldo ¿Por qué los trabajadores de este país tenemos que ir a la baja para reditar más utilidades al foráneo? Eso es imposible. Se llevan todo, dejan muy poco para el país, y aun así nos quieren quitar nuestro sueldo. No, nosotros no lo vamos a aceptar”, indicó.

Además, el dirigente puntualizó que con la propuesta de la empresa cada trabajador perdería mensualmente cerca de $150 mil a $200 mil.

Por su parte, este miércoles, el presidente de Escondida, Marcelo Castillo, dijo a los trabajadores que “nuestro compromiso como compañía siempre ha sido privilegiar el diálogo y agotar todas las instancias establecidas para alcanzar un consenso, y así lo hemos hecho. No obstante, el consenso no ha sido posible en esta etapa, y por consiguiente estamos frente a un inminente escenario de huelga legal”.

La paralización implica a un total de 2.513 trabajadores.