Un jueves 10 de febrero de 2007, el Transantiago irrumpió en las vidas de los capitalinos con una serie de grandes promesas de cambio. La propuesta del nuevo sistema de transportes del gobierno de Ricardo Lagos se estrenó con bombos y platillos, como si de un cambio revolucionario en la calidad de vida los habitantes de Santiago se tratase. La decepción, sin embargo, se hizo sentir desde el primer día.

Hasta hoy, ha transcurrido una década entera de fracasos, escándalos e ilusiones rotas. Los usuarios parecen haberse resignado a que las promesas sobre un transporte digno en la capital no se harán realidad en el corto plazo, mientras lidian cotidianamente con las largas esperas, con el hacinamiento de los buses, con la explotación de sus conductores y una serie de innumerables falencias del sistema.

Pese a la adversidad, y como siempre, el pueblo chileno se las ingenia para enfrentar sus obstáculos con grandes dosis de humor negro. Así, el Transantiago se ha convertido en un ejemplo más de aquellas cosas trágicas de Chile de las que es mejor reírse que llorar. A bordo de los recorridos del fallido emblema de modernidad en transporte, se han propiciado una serie de bromas y momentos recordables que vale la pena rescatar tras una década.

1. El trauma de los primeros días del Transantiago

Impresionantes registros del día uno. Esa mañana en que Santiago despertó sumergida en el horror de un fracaso evidente, que intentaron maquillar bajo la excusa de “el tiempo de prueba”. Sin embargo, estas imágenes parecen haber quedado grabadas en la memoria de los capitalinos para siempre.

 2. Iván Zamorano, el rostro del revolucionario cambio

“De a poco, con esfuerzo, Así comienzan los grandes proyectos, como Transantiago. Un viaje que parte el 10 de febrero y que día a día nos va a llevar a un Santiago mejor”, señalaba con entusiasmo el ex fubolista en el spot. La gente nunca se olvidó de sus palabras y todavía le recriminan personalmente el fracaso del sistema.

3. Cuando un chofer expulsó a Carabineros por no pagar

Un conductor de Transantiago no soportó que miembros de Carabineros de Chile se transportaran gratuitamente en su bus, así que decidió pedirles, valientemente, que se bajaran de la máquina. Un héroe.

4. Un clásico: “Me pasé po”

Una amable señora respondía atentamente la entrevista de 24 Horas cuando se dio cuenta de que se había pasado de su paradero de destino. El video se convirtió en uno de los últimos virales que ha aportado Transantiago en una década de profuso material. “Me pasé po” sirve para todo.

5. Transantiago a lo “Titanic”

Los usuarios han hecho notar las diversas fallas de infraestrutura que impiden que el Transantiago pueda funcionar correctamente. En este video, la inundación de una máquina en pleno invierno es ambientada con la música del hundimiento del Titanic.

6. Se agota la paciencia: las evasiones masivas

“Evadir, no pagar, otra forma de luchar”, fue la consigna tras una serie de evasiones masivas, organizadas por usuarios a los que el sistema les colmó la paciencia. Una muestra de rebeldía y tensión que ha puesto en problemas la sustentabilidad y financiamiento del sistema de transportes.

7. Un chofer más estresado

Las condiciones laborales para los choferes de Transantiago están muy lejos de la dignidad que cualquier trabajador merece. Así, el estrés se hace sentir cotidianamente, algunas veces en descargos contra los propios usuarios.

8. Joven destruyó validador de Tarjeta Bip!

Las y los usuarios ya no están para nuevas fallas del sistema: así fue como un joven estresado por el extraño funcionamiento del validador de la tarjeta Bip decidió ahorrarles problemas a otros y destruirlo.

9. El carrete nocturno del mítico recorrido de la 210

En altas horas de la noche, Transantiago muestra otra de sus facetas e invita a sus usuarios a gozar: Los recorridos de la 210 se han convertido en un ejemplo emblemático del carrete nocturno a bordo de la micro. A veces también se pasa bien.

10. El arte inagotable de las micros

Una serie de artistas callejeros han tenido que acostumbrarse a la infraestructura de Transantiago para exhibir su talento. El cantante callejero de las botellas es uno de los clásicos de los viajes capitalinos, que siempre sorprende a los pasajeros con mix y otras trabajadas versiones de hits radiales.

11. Cuando Ricardo Lagos culpó a Bachelet de su idea

Al actual candidato presidencial le tomó mucho tiempo asumir el fracaso en que había involucrado a los habitantes de Santiago. Además, sus primeras declaraciones apuntaron a responsabilizar a su sucesora Bachelet de una inadecuada “ejecución”.

12. Chile, la alegría ya viene

Chile es un país acostumbrado a las falsas promesas. Una de ellas, la más grande de la democracia, se construyó en torno a un himno que calzó muy bien para el Transantiago.

13. Nuevas formas de evadir el Transantiago

Un registro de Difamadores evidenció que los pasajeros no escatiman en nuevas técnicas que les permitan evadir el pago de Transantiago. Acá, un osado ejemplo.

14. Las infaltables técnicas para no pagar

La evasión es una de las preocupaciones que el sistema ha mantenido a lo largo de una década. En reacción al mal servicio otorgado y a su alto costo, los usuarios han ideado una serie de técnicas para evitar el pago del pasaje, lo que se replica en diversos manuales y videos esparcidos por toda la red.