Durante el pasado martes, la joven Antonia Garros de 23 años se suicidó desde el piso 13 de un edificio en el sector Pedro de Valdivia de Concepción. Aunque en un comienzo, los medios informaron del hecho como un accidente, la policía y el Sernameg aclararon que se trata en realidad de un caso de violencia de género y que el hecho pudo ser inducido por esta situación.

Tras sostener una reunión con los familiares de Garros, la directora regional del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género, Valentina Medel, explicó que buscarán la forma de representar a la familia en el proceso de investigación por el suicidio ocurrido durante la madrugada del martes, que estaría precedido por una extensa relación de violencia.

Antonia había presentado una denuncia por lesiones en el mes de diciembre, decidiendo iniciar un proceso de apoyo psicosocial a través de un Centro de la Mujer. Tras la denuncia interpuesta en diciembre contra su agresor, la justicia dejó el caso sin sanción alguna “por tratarse solo de un pololeo”, informaron.

Según explicó la Directora Regional del Sernameg, “de acuerdo a los antecedentes recabados y a la reunión que sostuvimos este miércoles con familiares de Antonia, estamos buscando la fórmula que nos permita apoyar a la familia, acceder a la investigación y solicitar diligencias para esclarecer una serie de situaciones previas y los hechos que rodean este suicidio. Antonia era víctima de violencia extrema y en el momento de ocurrido el hecho se encontraba con su agresor; es una situación que debe ser investigada”.

Medel agregó, además, que por respeto a la memoria de Antonia y por la tranquilidad de la familia, “es básico poder conocer las responsabilidades sobre los hechos previos a la determinación de Antonia de quitarse la vida, considerando el daño psicológico severo que trae para las mujeres el ser sometidas a abuso y violencia sistemática por quien se supone debe amarla y respetarla”.

En tanto, Radio Bío Bío aseguró que los vecinos dieron cuenta de las constantes peleas que se registraban al interior del domicilio de la pareja, acusando al hombre de 33 años de violentarla reiteradamente. Antonia precisamente se encontraba junto a su pololo cuando ocurrió su muerte.

Cercanos a la joven fallecida anunciaron que este sábado 11 de febrero se realizará una manifestación, desde las 11.30 AM, con el fin de exigir justicia por la muerte de Antonia y para presionar por la existencia de una ley que proteja a todas las personas, y en especial a las mujeres, de la violencia psicológica y el maltrato.

“En otros países de Latinoamérica y el mundo sí existen leyes que protegen la inducción al suicidio y nosotros no estamos lejos de conseguirlo. Contamos con el apoyo de todos”, señalaron sus organizadoras.

/ Foto difundida por la familia.

/ Foto difundida por la familia.