Tras la publicación de la  columna semanal a El Mercurio, el rector de la UDP, Carlos Peña, en la que analiza la polémica a propósito del viaje familiar del diputado independiente Gabriel Boric, en una embarcación de la Armada de Chile, las redes sociales hirvieron y comenzó una breve conversación en Twitter entre el exdiputado PPD Jorge Schaulsohn y el propio Boric.

“Carlos Peña ‘fusila’ a Boric en su columna”, señaló Schaulsohn, a lo que el diputado por Magallanes comentó: “Es una muy buena columna que invita a una reflexión pausada y seria”. Ante eso, Schaulsohn escribió: “El circo romano no perdona estimado/hay que andar con pie de plomo”,  y Boric agregó: “y aprender de errores. Estándar de conducta de personas públicas debe ser mayor que el de ‘buen padre de familia’”.

Partiendo de lo que él define como la regla de oro -“trata a los demás como quisieras que te te trataran a ti, o al revés, espera que los demás te traten como tú los tratas a ellos”-, Carlos Peña emplazó al diputado por Magallanes a “reconocer el error que cometió o en el que el entusiasmo de su familia por homenajear a un ancestro”.

Según Peña, “el problema es que el diputado Boric y su familia hicieron el viaje en una embarcación de la Armada de Chile entre cuyos deberes y funciones no se encuentra, por supuesto, la celebración de actividades familiares“. Agregó que no es relevante que el viaje no haya significado un gasto adicional para el Estado, “lo relevante es si en este caso se hizo uso de una posición de poder (de la familia o del diputado, poco importa) para tomar ventaja de un bien estatal. ¿O acaso cualquier vecino podría convencer a la Armada de trasladar a su familia a una conmemoración privada? Tampoco es relevante si la familia hubiera pagado por el viaje. El diputado sabe que pagar por un bien, al que la generalidad no tendría acceso, no anula un privilegio, sino que lo confirma. (¿No es eso lo que se alega en educación?)”, cuestionó polémicamente el autor.

El rector de la UDP denunció que Boric “ha criticado a sus pares cada vez que advierte en ellos un aprovechamiento de su propia posición institucional, un conflicto de interés o un abandono, siquiera leve, de sus deberes”, y que por lo tanto “el diputado no debe sorprenderse, ni molestarse, cuando sus colegas o la opinión pública hacen lo mismo con él”.

En la publicación, Peña también lanzó dardos contra la Armada: “Es obvio, y no vale la pena negarlo, que un homenaje a un ancestro familiar (o cualquier otro propósito privado) no es de aquellos incluidos en los deberes de esa institución (como alguna vez lo declaró de manera explícita e inequívoca la Contraloría General de la República en el dictamen 062512N08). La Armada, sencillamente, violó ese dictamen”, espetó.

Tras las acusaciones, el texto concluye con las referencias a dos casos anteriores en los que el uso de bienes públicos para asuntos privados y personales costó los cargos de la exsubsecretaria Ellinet Wolff (2008) y el exministro Jorge Heine.