A pesar de que las cifras no le acompañan, el presidente del PPD, Gonzalo Navarrete, se muestra optimista ante el desafío de refichar a los 17.500 militantes que necesita para mantener su existencia legal y poder inscribir la candidatura del ex Presidente Lagos. “No tenemos ninguna duda de que lo vamos a lograr”, asegura en una entrevista publicada este domingo a El Mercurio, a pesar de que les faltan aún más de 10.000 firmas por juntar.

El exalcalde afirma que la colectividad recogió 8.100 firmas, “que es una cifra razonable”, e insiste que en los dos meses que les quedan la “meta es llegar por lo menos a un 10 por ciento más de lo que nos pide la ley”.

Sobre las dificultades para recolectar las reinscripciones explica que se deben a la “complejidad” del proceso y al hecho de que “a diferencia del PS y de la DC, que nosotros tuvimos en mayo del año pasado, el proceso de reinscripción no estaba lo suficientemente habilitado por la vía del Servel”. Además, asegura que la desafección de hacia la clase política en Chile genera un problema porque “a la gente le cuesta tomar la opción de inscribir”.

Navarrete señala que sólo la DC y el PS “están cerca de la cifra” porque “por tener procesos eleccionarios (próximos en el tiempo) han tenido la ventaja” y que “todo el resto de las colectividades está en cifras iguales o peores que las nuestras” porque el “PPD no tiene un problema distinto del que tienen todos los partidos. Eso es clave dejarlo muy claro”.

En relación a las críticas de los partidos más pequeños sobre el proceso, opina que “lo que han planteado Gabriel Boric y Revolución Democrática, no es justificado, porque la ley que fue aprobada por todos colocó dificultades y barreras de entradas que fueron aprobadas legalmente”.

Sobre la renuncia de la vicepresidenta Ximena Órdenes, que tuvo lugar en pleno proceso de refichaje, sostiene que “lo que hizo es una actitud completamente personal, no comunicada, no discutida y que creo que es una señal que traiciona un acuerdo político tomado en la mesa de la cual ella era parte. Creo que estuvo muy mal aconsejada“.