Durante esta jornada, a través de sus respectivas cuentas en Twitter, la ONG Greenpeace Chile y el Servicio Nacional de Pesca (Sernapesca) mantuvieron una dura discusión acerca de la reciente muerte de salmones y sus causas de origen.

Luego de un comunicado en donde la organización ecologista aseguró que la muerte de 170 mil salmones se produjo tras una nueva floración de microalgas nocivas, más conocida como “marea roja”, la institución estatal salió a desmentir dicha información.

“Es importante aclarar que salmones de Aysén no murieron por marea roja. La marea roja no mata peces”, escribieron.

Sin embargo, desde Greenpeace respondieron que la aseveración formulada provenía de una cita de Sernapesca, que fue extraída desde una edición reciente de La Tercera, agregando que “para nosotros está claro: la causa del desastre en el mar es la salmonicultura sumada a la desidia y complicidad del Gobierno”.

Además, la ONG recalcó que “nos gustaría ver a Sernapesca fiscalizando como corresponde. Recordemos que Contraloría tuvo que exigirlo”, continuaron, recordando la petición de sumarios por parte del ente contralor por una “deficiente fiscalización acuícola”.

Y entonces, con la discusión digital ya asumida, Sernapesca volvió a responder: “También nos gustarían ONGs responsables con lo que informan. No todo es recaudar fondos“, señalaron, aludiendo a unas críticas que habrían sido formuladas por pescadores de Los Lagos, tras una campaña de recaudación de fondos.

Además, desde la institución señalaron que esperan “una aclaración por parte de Greenpeace”.