Los anarquistas Francisco Solar (38) y Mónica Caballero (29), ambos absueltos del Caso Bombas en 2012 por insuficiencia de antecedentes, volverán a Chile, luego de cumplir un año de prisión en España, donde fueron condenados por un atentado a la Basílica del Pilar, en 2013.

Ambos fueron sentenciados a 4 años y 6 meses por la justicia española, pero presentaron un recurso, que fue acogido el 1 de febrero por la Audiencia Nacional y que luego sustituyó la condena por la expulsión, situación permitida con extranjeros en el Código Penal español tras un año de condena.

La conmutación, que les prohibe el ingreso a ese país durante ocho años, los retorna a Chile como ciudadanos libres.

Aún se desconoce qué día llegarán, pues la determinación de expulsión se hará sin previo aviso. Sólo cuando los chilenos estén embarcados, la policía migratoria informará de los antecedentes del vuelo que los traerá de vuelta.

“Es una decisión judicial de otro país, y veremos lo que haremos cuando ellos nos informen”, sostuvo al respecto el Subsecretario del Interior, Mahmud Aleuy.

Después del desenlace de su proceso en el Caso bombas, ambos viajaron a España donde Solar realizó un postgrado de Semiótica en la Universitat de Barcelona, mientras que Caballero vendía postres a restaurantes chilenos de la ciudad.

Su vida en la capital catalana dio un giro cuando el 2 de octubre de 2013 cuando explotó una bomba en la Basílica del Pilar, siendo detenidos por su participación. El ataque fue adjudicado por el grupo anarquista Comando Insurreccionalista Mateo Morral. Varios vídeos captaron a ambos ingresando con mochilas y saliendo del local poco antes de la detonación. Por esto, fueron detenidos en noviembre de 2013. Un año después, mientras se encontraban en prisión preventiva Solar y Caballero contrajeron matrimonio.