El hermanastro del líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, fue asesinado este lunes en Malasia, según confirmaron las autoridades malayas.

Los medios surcoreanos reportan que la muerte de Kim Jong-nam se dio mientras esperaba la salida de su vuelo en el aeropuerto de Kuala Lumpur y dos mujeres se le acercaron y le clavaron unas jeringuillas. El hombre empezó a encontrarse mal y se desplomó. Las dos mujeres escaparon hacia la salida para huir en un taxi y Jong-nam murió le clavaron unas jeringuillas. El hombre empezó a encontrarse mal y se desplomó, mientras las dos mujeres corrían hacia la salida para huir en un taxi.

El hijo primogénito del fallecido dictador, Kim Jong-il, de unos 45 años, fue considerado hasta el cambio de siglo como el mejor posicionado para relevar a su padre.

La cadena surcoreana TV Chosun apunta que las dos mujeres son, probablemente, agentes norcoreanas.

Según informa el diario El País, Jong-nam “ya había sido objetivo de los servicios secretos norcoreanos en el pasado. En octubre de 2012, los fiscales surcoreanos afirmaron que un supuesto espía del Norte había reconocido su participación en una trama que pretendía asesinar al hermano del Líder Supremo y hacerlo pasar por un accidente de tráfico”.

Los analistas consideran que Pekín, con quien mantenía muy buenas relaciones, lo percibía como una posible alternativa para liderar Corea del Norte en sustitución de su hermano.

El crimen ocurre apenas un día después de que el régimen norcoreano lanzara un misil balístico de alcance intermedio al mar, en lo que la administración estadounidense de Donald Trump considera una nueva provocación.