El director de Sernapesca, José Miguel Burgos, dio a conocer los resultados de los análisis efectuados en la zona austral del país, donde se advirtió la muerte de más de 18 toneladas de salmones y un florecimiento de algas.

Estamos en una situación de alerta amarilla en toda la zona sur austral, porque lo que estamos observando es un fenómeno de proliferación de algas en múltiples focos”, explicó Burgos, asegurando que decidieron decretar emergencia de plaga para los próximos treinta días en el caso de peces y mariscos que se cultivan y extraen entre Aysén y Magallanes.

El director de Sernapesca señaló que “este es un fenómeno concentrado en el Golfo de Penas , y vamos a realizar un monitoreo intenso en los próximos días en un patrullero de la Armada, para hacer un barrido intenso en la zona”.

Además, se decretó una prohibición de transporte de peces vivos por el Golfo de Penas, con el objetivo de evitar la mortalidad de peces y la diseminación de algas fuera de los límites donde se encuentran concentradas, según consignó Pulso.

Otro de los factores que alertó a a las autoridades fue la detección de la toxina amnésica del moluso -uno de los tres venenos de la marea roja- en Quellón, lo que puede provocar diversos problemas a la memoria a las personas y, dependiendo de la dosis consumida, la muerte.

Sin embargo, Burgos aseguró que la situación está bajo control en la zona de Chiloé central y en Aysén, pero hay inquietud con el veneno del molusco. “Nos tiene muy preocupados y estamos activando todos los protocolos con Salud, para estar prevenidos frente a una aparición de mortalidad, o un fenómeno anormal que podamos estar detectando”, señaló.