Para este miércoles estaba programada la reunión entre la empresa controladora de la Minera Escondida y el sindicato que cumple una semana de huelga, con mediación de la Dirección Regional del Trabajo. Pero no pudo ser, el encuentro se suspendió y la empresa interpuso una querella criminal en la Fiscalía de Antofagasta por los delitos de amenazas, daños y robos con violencia o intimidación, debido al confuso incendio que afectó a un campamento de la mina el fin de semana.

“La tozudez e imposición del inversionista extranjero no la podemos aceptar”, dijo a El Desconcierto el vocero de la huelga Carlos Allendes. Turnos de siete días consecutivos -algunos superiores a las 12 horas diarias- moverse en temperaturas bajo cero en plena madrugada y una hora de almuerzo, dividida en dos para los de madrugada, son algunas de las condiciones que sostienen los trabajadores del sindicato de la Escondida, la mina de cobre más grande del mundo, productora del 5% del metal rojo a nivel global.

En solo una semana los 2.500 trabajadores de la mina que sostienen la huelga han remecido las finanzas. El lunes, el precio de la libra de cobre llegó a los US$2,77 , su mayor precio desde mayo de 2015. La huelga en Escondida y la paralización de la segunda mina de mayor tamaño en el mundo, Grasberg en Indoneisa, han afectado la predicción de los especuladores financieros por la menor oferta de material. Un contexto donde China se recupera y Trump anuncia grandes obras en infraestructura también inciden en la recuperación del precio del metal rojo.

Esas discusiones, sin embargo, se mantienen en las bolsas de comercio. Los trabajadores, conscientes de la importancia de la huelga, se mantienen ajenos. “Especulen o no, es la compañía la que tiene que responder a eso. Ellos tienen todos los recursos para resolver esto, pero no lo hacen”, dice Allendes.

Los trabajadores exigen un reajuste del 7% sobre el sueldo real, respeto a las tiempos de la jornada laboral y sus horarios de almuerzo y un bono de término de conflicto de 25 millones de pesos. Este último, ha dividirse según la extensión del contrato colectivo. Es decir, 48 meses.

Sin embargo, las posiciones están alejadas, después de que la empresa ofreciera un bono de término de 8 millones, sin ajuste del salario base. Este miércoles se reunirán en la sede de la Dirección Regional del Trabajo la empresa, el sindicato y el gobierno, que intentará mediar para bajar los encendidos ánimos que se viven en la huelga, con acusaciones de por medio e incluso un confuso incendio en uno de los campamentos que se vivió el fin de semana pasado.

Allendes defiende lo abultada que puede parecer la cifra, pues se trata de los comienzos de la negociación. El anterior convenio colectivo establecía una escala de remuneraciones base para los trabajadores que iba desde los 400 mil pesos hasta el millón. “La empresa nos ofreció 8 millones por término de conflicto, pero nosotros tenemos el cálculo de que nos han dejado de entregar 9 millones de pesos en el último tiempo”, asegura el vocero del sindicato.

– ¿Cómo hacen ese cálculo?

– Nosotros perdemos por mes entre 130 a 200 mil pesos. Si haces el cálculo y lo multiplicas por los meses del convenio, te da 9 millones. Esto en los bonos que han dejado de entregar, de asistencia, nochero, colacin, de caja, etc.

– Acusan que la empresa les quiere bajar el piso para negociaciones futuras. ¿Por qué?

– Hay una situación bien oportunista de parte de la compañía. Primero con la reducción de personal de los últimos años, que nos ha sobrecargado al resto de los trabajadores. Y segundo es con la reforma laboral que parte en abril, la que establece que lo que quede en el contrato colectivo será el piso de negociación. Ellos intentan reducir los sueldos y partir de algo más bajo y así los inversionistas precarizan la mano de obra y obtienen más utilidades.

–  ¿Por eso piden que el piso rija para futuros trabajadores también?

– Claro, hay una cláusula que la minera quiere incorporar en el contrato, referida a que todos los futuros trabajadores que no sean parte del convenio colectivo, no podrán acceder a los beneficios. Eso es discriminatorio y provoca que se precarice la mano de obra. Así, la compañía podría contratar nuevos trabajadores a sueldo precario, los que ni siquiera podrían mejorar sus condiciones a través del sindicato.

– Llama la atención que se dispongan desde ya a una huelga extensa. Dicen que pueden estar dos meses paralizados.

– Ya vimos la nula disposición de la empresa. La negociación empezó en teoría el 15 de diciembre y hasta la fecha, no hemos podido sentarnos a negociar. ¿Eso no refleja su disposición? Mira la cantidad de tiempo que ha pasado y no hemos avanzado en nada.

“No seremos el conejillo de indias del Consejo Minero”

El gobierno calcula que 3 mil 400 toneladas de cobre se dejan de producir al día por la huelga en Escondida. Situación que, pese a la actual bonanza del precio del cobre, podría repercutir en los índices económicos del primer trimestre de 2017.

Pero la huelga agarra fuerza y repercusión mediática no solo por sus efectos en el precio del metal, sino por cómo su conclusión podría incidir en futuras 15 negociaciones mineras que se esperan para este año, con Collahuasi y Codelco divisiones El Teniente, Chuquicamata y El Salvador atentos a lo que podría pasar. “No seremos ‘conejillo de indias’ del Consejo Minero. Este es el sindicato más grande del sector minero, el más poderoso. Lo que hagan con nosotros, pueden hacerlo con otros más chicos”, advierte Allendes.

– ¿A qué te refieres?

– El Consejo Minero dicta normas a través de los empresarios de la minería privada, sobre cómo se trabaja, cómo se paga, cómo se regulan a los trabajadores. Si vas minera por minera, tenemos las mismas formas, varia solamente en los montos. El Consejo Minero, donde participa BHP, tiene el interés de que los trabajadores empiecen a regular hacia abajo. Nosotros decimos que minera Escondida siempre ha sido el reflejo de las negociaciones que vienen adelante, lo que quiere decir que en este contrato, si nosotros vamos a la pérdida, esto va a repercutir en las negociaciones que vienen adelante. Y eso nosotros no lo podemos permitir. El interés de ellos es buscar más utilidades para los inversionistas a través de los trabajadores, aún más de lo que ya tienen.

– ¿Cómo tomas que la DT decida mediar en el conflicto?

– Estamos conformes que a través de la Dirección del Trabajo el Estado se haga presente en este conflicto, porque entendemos de que más allá de que es una minera privada, somos trabajadores chilenos y aportamos al crecimiento de este país. Lo dijo el ministro, el impacto que se está produciendo es grande. Pero en estas compañías de inversionistas con capitales extranjeros, les da lo mismo perder esta cantidad de plata por no resolver un problema. Nosotros no lo podemos permitir, ellos no tienen interés alguno y les da lo mismo que estemos en huelga.

– ¿Crees que la huelga le complica al gobierno?

– Nos complica al país entero, no solo a los trabajadores y sus familias, a todos, porque somos un área productiva. Más allá de la gran cantidad de ventas que se llevan, que son millones de dólares, lo que tributan a este pais lo dejan de hacer y eso es un impacto en la economía nacional. A los inversionistas extranjeros les da lo mismo.

– ¿Renacionalizar el cobre?

– Si fueramos capaces de renacionalizar el cobre, hoy no estaríamos pasando por esto. Si este país se pone las pilas como corresponde, estas situaciones no debieran pasar nunca más hoy, el Estado tiene que aparecer y dar a entender a los extranjeros inversionistas que en este país hay que respetar a la masa laboral.