Alex Hernández lleva cuatro años ejerciendo como director del Festival de Viña del Mar, que comienza este lunes. Antes, dedicó otros 16 años a la realización de los programas juveniles Mekano (Mega) y Yingo (CHV), un legado televisivo que dividió las opiniones de muchos pero que en las cifras rompió récords, hasta morir desgastado.

De cara a una nueva edición del certamen viñamarino, Hernández asegura que “la meta es que seamos capaces de mostrar con fidelidad la emoción que se produce cuando el artista y el público están juntos. El desafío está en esa conexión, pero sobre todo en la que tiene que ver con el público de redes sociales, que cada vez es más y al cual le vamos a dar más importancia y capacidad de decisión; poder cambiar canciones, poder cambiar el setlist, opinar todo el rato”.

Además, en entrevista con La Tercera, el director se refirió a las voces que cuestionaron la realización del festival, luego de los incendios forestales que dejaron miles de familias damnificadas, asegurando que esta edición estará pensada para desplegar una serie de acciones solidarias en beneficio de los afectados.

El festival es algo que hace bien. Si la música hace bien, si el humor hace bien, entonces el festival también lo hace, por lo que nunca estuvo en duda. Lo que hicimos desde un primer momento fue pensar de qué manera podríamos sumar esta gran plataforma para colaborar con quienes habían perdido todo y cumplir un rol desde lo que el festival es en su esencia”, argumentó.

Hernández también tuvo tiempo para analizar la supuesta irrupción del feminismo en la televisión, pese a las múltiples críticas que lo han apuntado como un director machista. “Jamás hice los programas con esa intención”, asegura.

“En estos tiempos he aprendido que lo que importa son los personajes y lo que ellos pueden contar en la tele. Si hiciera hoy, en la era del feminismo y la libre expresión, un programa como Mekano o Yingo, el casting sería distinto que hace 20 años y buscaría gente que tenga buenas historias que contar y que ojalá sean de perfil más opinante”, recalcó el director.

Además, aseguró que el feminismo “es lo mejor que pudo pasar en estos tiempos. Las mujeres tienen una sensibilidad e inteligencia demasiado relevante como para estar en un plano secundario. La sensibilidad de una mujer en un rol de poder funciona muy bien, porque no se deja llevar por impulsos tan básicos como por los que se puede dejar llevar un hombre para responder, para tomar decisiones, para repensar algo. Que en el gobierno exista una Presidenta me parece increíble, y que la critiquen me parece fome”.

Por último, Alex Hernández aseguró que, durante la realización del programa de humor “Minas al poder”, transmitido por CHV, no era él quien tomaba decisiones.

“Al contrario: me sentaba a escuchar las reuniones y las gozaba porque encontraba que hasta la más feminista terminaba cayendo en un discurso machista y conversábamos sobre eso, pero yo no tomaba decisiones finalmente. La verdad es que no soy ni he hecho jamás televisión machista. Para mí eso no existe. Y quiero ser bien claro: jamás hice los programas que hice con esa intención. Yo no corto el queque ni en mi casa ni en el canal”, cerró.