Cerrar publicidad

Autoras de “Extremos del Volumen”: “La cultura de la dieta ha naturalizado el estado de hambre en la mujer”

Dos investigadoras realizaron un interesante análisis de la cultura del peso en la sociedad, asegurando que la idea de “corregir nuestros cuerpos puede ser una trampa”.

Por @eldesconcierto
/AgenciaUno

Valeria Radrigán y Tania Orellana acaban de publicar su libro “Extremos del volumen: Poderes y medialidades en torno a la obsesidad y la anorexia”, de la editorial feminista Cuarto Propio. En su investigación, ambas buscan derribar los mitos sobre la gordura y delgadez.

“Hoy ser flaca, bella y joven está asociado a lograr el éxito y el bienestar”, apunta Tania. El problema es que eso implica “someter al cuerpo a regímenes estrictos, con el fin de adquirir una determinada apariencia”, agrega.

En conversación con revista M de Las Últimas Noticias, Valeria Radrigán aseguró que existe una “violencia social muy perversa y profunda”, enfatizando que “tener un cuerpo extremo, es decir, un cuerpo que no cabe en la norma, te acerca a lo normal, a lo monstruoso”.

Para su investigación, las autoras entrevistados a médicos y realizaron encuestas a personas que han sufrido trastornos alimenticios, sumando material de reality show y videos en Youtube.

“Nosotras planteamos la importancia de desarrollar una verdadera autoconciencia corporal. Eso significa darse cuenta de qué es lo que a uno le hace bien, en vez de preocuparse  por calzar con los referentes corporales que te propone la televisión  o con los conteos de calorías que te sugieren los médicos”, resume Valeria.

Además, al autora recalcó que “cuando tienes hambre estás irritable y no puedes pensar bien. Con hambre uno no es completamente dueño de sí mismo, ni de su cuerpo ni de su mente, y esta cultura de la dieta ha naturalizado ese estado de hambre en la mujer”.

/AgenciaUno

Las investigadoras también llaman a tomar distancia frente a los discursos promovidos por la medicina. Al respecto, Valeria asegura que “hay una diferencia entre las enfermedades que son causales de otras y las que son asociables a otras. No te pueden decir: ‘Si eres obeso vas a tener diabetes’ o ‘si eres obeso vas a tener cáncer’. No funciona así”, sentencia, recordando que cada enfermedad es multifactorial y cada corporalidad es única.

“La conocida figura del gordo parrillero o de la gordita buena para los postres no está asociada necesariamente a la obesidad. El obeso de verdad ha perdido o tiene trastocado ese vínculo social de la comida y muchas veces come solo. La obesidad real está asociada a la depresión y la ansiedad”, argumentó, enfatizando que se ha invisibilizado la anorexia.

Del mismo modo, las autoras señalan que las modelos que contratan para anunciar ropa XXL también tiene cuerpos corregidos: “A algunas de ellas les han puesto relleno en las caderas para que tengan la figura del reloj de arena que se busca en estos casos”, señala Valeria.

Para ambas autoras, construir una relación sana con el cuerpo puede ser un trabajo de toda la vida. Lo importante,  es entender que “eso de tener que corregir nuestros cuerpos puede ser una trampa”.

Notas Relacionadas

Comentarios