Desde la emergencia del Frente Amplio en el escenario político nacional, el proceso de consolidación de la futura coalición ha avanzado con rapidez. Si bien han declarado desde esta fuerza que uno de los desafíos principales es preparar la cancha para llevar apuestas electorales que permitan disputarle el poder al duopolio, la complejidad del proceso de articulación de las distintas fuerzas que lo componen, ha requerido una serie de definiciones que permitan garantizar la viabilidad del proyecto.

El sábado recién pasado, las once fuerzas que realizaron la convocatoria a la construcción del Frente Amplio, se reunieron a consolidar un conjunto de definiciones emanadas del encuentro realizada el pasado 21 de enero, donde se dio lanzamiento a la convocatoria de la ciudadanía para su construcción.

Uno de los puntos de discusión del proceso de conformación de este proyecto político, son las definiciones sobre su amplitud.

La constitución de este espacio a nivel nacional, considera a toda la ciudadanía que se sienta llamada a participar del proceso de elaboración programática, en el marco de los principios declarados por el bloque de fuerzas y que constantemente abre debates en torno a los actores que están dispuestos a ingresar.

En relación a lo anterior, los límites, márgenes y principios del Frente Amplio son claros y conocidos por quienes se sienten representados, en un espacio político y social en construcción en contra del neoliberalismo, la Nueva Mayoría y Chile Vamos, que representan la vieja política y su estrecha relación con el empresariado.

En relación a esto, la reciente entrevista publicada por El Desconcierto al señor Eduardo Díaz Herrera, abre la discusión pública sobre los límites del Frente Amplio. “Lo que está construyendo junto a la ciudadanía, no se relaciona en lo absoluto con los principios que defiende Patria y Libertad, son caminos muy distintos”, aseguran desde esta fuerza.

La herencia histórica del Frente Amplio, muy por el contrario, está en una vereda opuesta a grupos vinculados a actos que atenten contra la democracia, los derechos humanos y la emergencia de proyectos políticos y sociales que busquen el bienestar y la representación de los intereses de la ciudadanía.

En La Araucanía el Frente Amplio se inició como un proceso ciudadano abierto y participativo. Desde entonces, el espacio se está construyendo de manera abierta, a través de asambleas ciudadanas, en donde ha participado todo aquel que se sienta convocado con construir una alternativa al duopolio. Dentro de ese margen, se da que Eduardo Díaz Herrera participó de la segunda convocatoria ciudadana, cuestión que no lo hace vocero ni representante del Frente Amplio.

Desde el Frente Amplio aseguran que la tarea que tienen como fuerza emergente, es proponer una orientación ciudadana que genere las condiciones para romper con la “vieja política chilena”, e instalar los intereses de la ciudadanía, actualmente no representados por la clase política.

El vicepresidente del Partido Humanista, Tomás Hirsch, señaló que harán valer los criterios que son fundamentales para esta fuerza política, como el respeto irrestricto a los derechos humanos y “la convicción de que la democracia es el mecanismo único de gobierno y que ésta jamás debe romperse de ninguna manera”. Añadió que quien no cumpla con estos principios “no debería ser parte del Frente Amplio”.

Felipe Valdebenito, miembro del Movimiento Autonomista en La Araucanía, cree que en su región existen condiciones para que el Frente Amplio construya un programa de gobierno “donde todas y todas que deseen participar que se acojan a los principios de nuestra fuerza, puedan suscribir su contenido. De todas maneras, cuando un proyecto político tiene principios tan claros como los nuestros y éstos dirigen su horizonte, se le pierde un poco el miedo a la amplitud”.

Por otro lado, Iván Carrasco, militante del Partido Igualdad y miembro de la Comisión de Relaciones Políticas del Frente Amplio, aclaró que “el señor Díaz Herrera no es parte del Frente Amplio, él no fue invitado personalmente a ser parte del espacio en La Araucanía, sino que sólo respondió a una convocatoria abierta a la ciudadanía. Lo invitamos a no seguir participando en nuestras actividades porque nuestro deber es defender los principios y fundamentos del Frente Amplio”.