Alejandra, somos una agrupación de mujeres lesbianas y bisexuales cuya misión es el reconocimiento y visibilidad de nuestros derechos.

El año pasado, en conjunto con diversos senadores, presentamos un proyecto de ley que pide otorgar derechos de filiación y reconocimiento a hijas e hijos de parejas del mismo sexo. Tenemos claro que usted se opone a la adopción de parejas homosexuales y lésbicas, pero nosotras nos oponemos a que el Estado no reconozca ni entregue derechos a nuestros hijos e hijas dejando a cientos de familias en la más completa indefensión.

En Wikipedia, podrá encontrar una definición mucho más acertada de lesbianas  “es el término empleado en español para hacer referencia a la homosexualidad femenina, es decir, las mujeres que experimentan amor romántico o atracción sexual por otras mujeres”.

Para su conocimiento, hay muchas lesbianas que tienen una expresión de género masculina y no necesariamente se sienten hombres, como también hay quienes expresan su sexualidad mediante un género fluido. La invitamos a conocer e investigar, a leer e informarse sobre estos conceptos y no quedarse en los prejuicios y estereotipos impuestos.

Tomando sus palabras, también existen personas que nacen siendo hombres y se sienten mujeres, o que nacen con una vagina y sienten como hombres, ellos son transexuales. Precisamente, se encuentra en el Senado el proyecto de ley de identidad de género (LIG), que en septiembre pasado, luego de tres años desde su ingreso, obtuvo su primer avance.

La lucha por nuestros derechos no ha sido fácil, llevamos años trabajando, y ver sus desafortunadas declaraciones, nos llevó a décadas atrás. No podemos dejar de recordar a Mónica Briones, asesinada brutalmente en julio de 1984 por ser lesbiana. A Nicole Saavedra, una joven de 23 años, lesbiana, que el 2016 fue asesinada a golpes, porque un idiota se compró el cuento o escuchó a algún “líder de opinión” o a una “vocera” que la relación sentimental permitida es aquella entre un hombre y una mujer.

Los crímenes de odio se alimentan, entre otras cosas, de los comentarios ignorantes, la heteronorma, del oscurantismo, el patriarcado, de la apatía, de lo que genera división en la sociedad. ¿Qué hay detrás de su llamado a que los/las heterosexuales se unan para defender lo ganado?

No queremos que se utilice nuestro nombre para crear odiosidad, no queremos ver a un Chile polarizado entre héteros y homosexuales.

Sabemos que este año se desarrollará la campaña presidencial y parlamentaria, en la cual usted pretende ser candidata por el Distrito 8, correspondiente a las comunas de Colina, Til-Til, Lampa, Quilicura, Pudahuel, Estación Central, Cerrillos y Maipú. Esperamos que la campaña  no se convierta en la copia barata del discurso de Donald Trump, y en esto hacemos un llamado a todos los candidatos, a no caer en el oportunismo, que la consigna no sea alimentar el odio en contra de un determinado grupo de personas o levantar un muro en medio de la Alameda.

Por último, Alejandra, la invitamos a derribar sus miedos, dele un uso responsable a las redes sociales, no se convierta en un troll, salga del closet de la homofobia, no hay nada constructivo en él.

Atentamente,

Integrantes de la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio