El músico británico Roger Waters se viene perfilando hace meses como uno más de los opositores al gobierno del presidente Donald Trump, que abundan en el mundo de la cultura y las artes.

Esta vez, el fundador de Pink Floyd anunció que, para demostrar su descontento ante el gobierno del Mandatario estadounidense, está dispuesto a llevar a cabo el espectáculo musical “The Wall” a la frontera entre Estados Unidos y México, justo donde Trump pretende construir un gran muro.

Según consignó Emol, el bajista y compositor se presentó junto al baterista Nick Mason, en el marco de una exposición que el Museo Victoria and Albert de Londres les dedicará a partir de mayo.

Es muy relevante ahora con Trump y todo lo que habla de muros, creando toda la animosidad posible entre razas y religiones“, señaló Waters aludiendo a su disco The Wall, aparecido en 1979, en plena Guerra Fría, recordando también por una especie de concierto-espectáculo que el artista llevó al muro de Berlín.

El músico enfatizó que se encontraba “absolutamente” preparado para llevar el concierto a la frontera que divide a México de Estados Unidos, pero que “hace falta un periodo de concienciación (…) para que algo así ocurra”.

El compositor de 73 años cuestionó a sus colegas músicos por no alzarse ante lo que llamó “la extrema derecha (…), que alza su cabeza monstruosa alrededor del mundo”.

Del mismo modo, Waters enfatizó que “la música es un lugar legítimo desde el que protestar, los músicos tienen el derecho absoluto, el deber, de abrir la boca y hablar claro”. Del mismo modo, anunció que si Trump visita Londres este año, se desarrollarán “las mayores manifestaciones que se han visto”.