Este martes se celebra el Día Internacional de la Lengua Materna, celebración proclamada en 1999 por la Unesco y que busca promover el multilinguismo y la diversidad cultural en los países, además de preservar y desarrollar la identidad de los pueblos.

Lengua materna se refiere al primer idioma que prevalece en una región, el que se aprende a través de la familia y el entorno y constituye la base del pensamiento local.

“Con motivo de este Día, hago un llamamiento para que el potencial de la educación plurilingüe se reconozca en el mundo entero, en los sistemas educativos y administrativos, en las expresiones culturales y en los medios de comunicación, en el ciberespacio y en los intercambios comerciales”, aseguró Irina Bokova, directora General de la Unesco.

Solo en América, existen 1.600 lenguas, de las que el 64 por ciento está en peligro de extinción. Según la Unesco, una lengua necesita 100 mil habitantes para sobrevivir.

En Chile, existen seis lenguas reconocidas: el kawésqar, aymara, mapudungun, quechua, rapa nui y yagán.

Las más difundidas son el aymara y el mapudungun. Esta última, lengua materna del pueblo mapuche, se estima que entre 100 mil y 200 mil personas la hablan entre Chile y Argentina.

Pero más allá del dominio completo del idioma, día a día utilizamos una serie de palabras que provienen de nuestros pueblos originarios. Aquí presentamos una selección:

Mapudungun

– Chape
– Guarén
– Pilucho
– Guata
– Cochayuyo
– Curiche
– Charquicán
– Malón
– Yapa
– Cahuín
– Merkén
– Quiltro

Quechua

– Pampa
– Wawa
– Carpa
– Chala
– Challa
– Champa
– Cototo
– Chupalla
– Cocaví
– Quincho
– Poto