Pese a que no había grandes expectativas, el humorista Juan Pablo López triunfó ampliamente en su debut en el Festival de Viña del Mar, generando las risas espontáneas del público durante la mayor parte de su rutina con chistes contingentes y de corte social y político. El que era apuntado como el artista menos conocido del certamen logró conquistar al público durante los primeros minutos de su rutina y terminó consolidando su presentación con la obtención de Gaviota de Plata y Oro.

Ironizando sobre el Ejército, el clasismo, la discriminación y las desigualdades sociales en Chile, el humorista diseñó una original rutina que también evidenció los cambios que ha sufrido el humor en Viña durante los últimos años. Al contrario de otras presentaciones, López no hizo bromas machistas ni homofóbicas, algo que el público y la crítica agradecen a estas alturas.

El tema más fuerte que escogí fue las Fuerzas Armadas, por todo el robo de dinero y lo que se ha descubierto. Yo hablo con conocimiento de causa, hice el servicio militar, sé cómo son las cosas adentro, el tema de la discriminación, el clasismo y las desigualdades, es muy potente”, señaló el humorista en su conferencia de prensa.

En redes sociales, la recepción de la rutina se dividió entre quienes aplaudieron las bromas sobre el Ejército del humorista y quienes repudiaron las burlas hacia la institución militar.