Un peak de 43 puntos de rating online, gaviota de plata y de oro. Esos son los rotundos números que obtuvo la comediante Daniela “Chiqui” Aguayo tras su paso por la edición 2017 del Festival de Viña del Mar.  No obstante, su rutina causó varios debates, sobre todo en lo que dice relación con el humor realizado por mujeres.

A los diversos cuestionamientos que apuntaron a la supuesta vulgaridad de su rutina, se suma también la polémica suscitada por un chiste donde dijo que agradecía tener amigas bonitas porque ella por fea era la última opción para un violador. “Yo tengo puras amigas ricas, puras amigas minas, pero yo digo ‘eso algún día me va a servir a mí’. Por ejemplo, si viene un violador, voy a ser la última opción”, dijo Aguayo.

A la par de la polémica por decir garabatos, los círculos feministas de Twitter comenzaron a criticar la banalización de Aguayo sobre una situación tan grave. Pese a que dedicó su rutina a las mujeres que están sufriendo y puso el concepto sororidad por primera vez en el escenario de la Quinta Vergara, se instaló el debate si es que una mujer puede hacer un chiste sobre un tema tan complejo como una violación.

La cuenta en Twitter del sitio web esmifiestamag.com hizo una encuesta preguntando a otras mujeres si están de acuerdo con el chiste de la humorista:

Rápidamente hubo respuestas sobre el tema. Entre las replicas, recordaron la forma en que la comediante estadounidense Sarah Silverman ha tratado el tema en sus rutinas, contrastando la forma en que Chiqui Aguayo dio a entender que las violaciones son un reconocimiento a la belleza, entre otras opiniones.

Así respondieron ante la pregunta de Es mi Fiesta: