La incertidumbre que experimentó Claudia Lorca tras meses de ausencia de su pequeña hija Sayén a manos de su ex pareja, el abogado y presidente del Sindicato Interempresas de La Polar Luis Gutiérrez, terminó hace 15 días atrás. El raptor fue detenido en Renca, quedando con libertad provisional mientras dura la investigación.

Luis fue detenido por la causa “negativa entrega de menor”, razón por la que pasó a control de detención y se establecieron 30 días de investigación, una decisión dictaminada por el Cuarto Juzgado de Garantía.

No obstante, días después de su liberación, Luis Gutiérrez siguió amedrentando a Lorca: se presentó con carabineros afuera de su hogar, exigiendo a la pequeña sin ninguna orden judicial vigente. La abogada de Claudia, Alicia Herrera, había presentado una solicitud de suspensión de visitas hasta que el Tribunal hiciera peritajes a Gutiérrez y así saber en qué condiciones psicológicas se encuentra él, tras el secuestro de la menor.

Para la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres, organización que ha acompañado a Claudia durante el proceso, la acción perpetrada por Luis no es legal, ya que los carabineros no se pueden prestar para “intereses particulares”.

El abogado finalmente no se llevó a la pequeña, pero presentó una querella desde el Juzgado de Familia de Pudahuel el 15 de febrero pasado, que estipula que “con el fin de mantener el bienestar emocional y seguridad de la niña (…) no se accederá a la suspensión del régimen comunicacional entre el padre Luis Gutierrez con su hija (…). Sin prejuicio de lo anterior y atendidas las circunstancias que dieron lugar al citado apego este régimen se llevará provisionalmente en el domicilio de la madre de la niña”.

Las causas acumuladas

Antes de que sucediera el secuestro, Gutiérrez intentó convencer a Claudia de que le entregara la niña y ellos firmaron un acuerdo en el Juzgado de Garantía de Santiago por mediación. Sin embargo, sólo quedó en pie un régimen de visitas: de jueves a sábado, dos veces al mes. En el transcurso de la segunda visita, Gutiérrez se llevó a Sayén en febrero de 2016.

Mientras Sayén se encontraba en manos de su padre, el abogado lanzó múltiples querellas que presentó con distintos domicilios para así confundir a las policías en la búsqueda y asustar a Claudia. En ese entonces, Lorca no interpuso una demanda de violencia intrafamiliar, porque se centró en encontrar a su pequeña.

La Red Chilena señala que en el Tribunal de Pudahuel las causas de familia “se encuentran acumuladas”. Silvana, abogada del organismo feminista, explicó a El Desconcierto que “el tribunal no le dio lugar a la solicitud de Alicia y ordenó no suspender las visitas” y agregó que “además estableció que tienen que ser en la casa de Claudia, es inaceptable, ya que la afectada no tiene por qué aguantar a alguien que ejerció violencia contra ella”.

Herrera presentó una “reposición de apelación con subsidio” y espera que se dé un régimen en horario predeterminado: “si no tenemos la pericia psiquiátrica, no nos van a eliminar el régimen”, señaló.

Actualmente en Chile no existe ninguna norma que impida a una persona que tenga antecedentes de violencia, visitar a sus hijos. Tampoco una figura penal que sancione la sustracción de menores entre padres, sin embargo, aunque no existan, los tribunales también pueden aplicar criterio. Para Alicia, el tribunal de Pudahuel “no lee los documentos”.

No es la primera vez

En medio de la desesperación, Luis Gutiérrez contactó después de 21 años a T.G, su hija de un primer matrimonio para que declarara en contra de Claudia. “Me contactó para contarme la historia de Sayén y me dijo que Claudia era drogadicta, pero le dije que iba a declarar lo que sabía, que me abandonó, que amenazó a mi mamá, no iba a declarar otra cosa y ahí me dijo que ya no me necesitaba”, contó la joven de 25 años.

Ante la negativa de la mujer, Luis se alteró enfatizándole que sus únicos hijos era Sayén y otro menor de 13 años: “Fue una conversación súper incoherente, en un momento le dije que me costaba seguirlo, me decía que me odiaba, me echaba la culpa de todo”, dijo.

Finalmente T.G es enfática en señalar que “yo a Claudia la conocí hace poco, a Sayén igual y estoy segura que no es sano que la niña se quede con él”, sentenció.