La actriz Loreto Aravena denució a su ex marido y padre de su hija de un año y medio, Juan Pablo Ternicier, por violencia intrafamiliar.

Según publica La Cuarta, la acusación recoge que “la denunciante sería víctima de violencia psicológica de parte de su ex cónyuge hace 1 año a la fecha, con frecuencia mensual, señalando que cree que el denunciado la agredirá si sabe de la presente denuncia”.

En uno de sus relatos, Loreto Aravena acusó haber llegado a su domicilio y encontrarse con un televisor dañado, ante lo cual decidió pedirle explicaciones a su ex pareja, “quien comienza a insultarla con palabras groseras, menoscabándola en su calidad de mujer y madre, razón por la que realiza la presente denuncia”.

Precisamente las humillaciones e insultos son una de las formas más recurrentes del maltrato psicológico o emocional, que suele ser mucho más invisibilizado y difícil de reconocer que la violencia física.

Otras formas son la ridiculización, el chantaje, los juegos mentales e ironías para confundir y poner en duda la cordura de la víctima.

Las consecuencias que ese tipo de violencia provoca en la víctima pueden ser más profundas y duraderas cuanto más tiempo dure la relación y pueden generar en la víctima efectos como baja autoestima, interiorización del machismo, dependencia del varón y en general de todas las figuras de autoridad, miedo, aislamiento y hasta depresión profunda, entre otros.

Si eres víctima de violencia psicológica intrafamiliar, la Red Chilena contra la Violencia hacia las Mujeres recomienda presentar la denuncia en el Juzgado de Familia, cuando no existan evidencias de violencia física.

En el caso de que exista constatación de lesiones, la organización aconseja denunciar en el Tribunal de Familia o directamente en las Fiscalías del ministerio Público, con un documento médico que certifique la agresión física, y/o en el caso de amenazas de muerte.

Si quieres informarte sobre qué hacer también puedes llamar al Fono Ayuda y Orientación del Servicio Nacional de la Mujer y la Equidad de Género 800 104 008. Anónimo atiende todos los días, las 24 horas. Gratuito incluso desde celulares.