El cantautor Alberto Plaza cuestionó las rutinas de humor de los comediantes que participan del Festival de Viña y los acusó de protagonizar una “escalada de degradación” cultural.

En una carta enviada a El Mercurio, el artista manifestó que “escribo con profunda tristeza después de haber visto —lo que alcancé a resistir— a los humoristas de las dos primeras noches del Festival de Viña del Mar. Hemos sido testigos de una paliza, de un linchamiento al decoro y a las buenas costumbres”.

Además, Alberto Plaza señaló que humoristas como Juan Pablo López y Chiqui Aguayo, “con total desvergüenza, hablan con el mismo vocabulario que se emplea en una pelea de bar de mala muerte; con la vulgaridad que cabría esperar en una cárcel, no en el que alguna vez fuera el más respetable e importante escenario de la música latinoamericana”.

A continuación, el intérprete de “Que cante la vida”, calificó de “flaites” a los humoristas de las primeras dos noches del Festival: “Los flaites se han apoderado de ese espacio hasta lograr que ni los mismos organizadores sean capaces de poner límites en el juego. Saltaron desde la cloaca y allí se quedaron, salpicando cada uno al que le sigue, provocando una verdadera escalada de degradación, donde ya nadie parece sorprenderse; donde querer cuidar nuestra maravillosa lengua parece ya una quijotada”, argumentó.

Plaza manifestó que sólo a los humoristas se les acepta “semejante picantería”, ya que “nadie imaginaría a un artista hablando en público de esa forma, tampoco a los animadores ni a los conductores de televisión, ni a los deportistas, ni a los comentaristas deportivos, ni a los políticos, ni a los científicos, ni a los periodistas”.

Del mismo modo, llamó a los canales de televisión a no escudarse en el horario para adultos, ya que “ellos retransmiten fragmentos, que muchas veces son la rutina completa, en horarios matinales, en los que, a la luz de los hechos, habrá que esconder a los niños”.