Según reveló esta tarde La Segunda, la Superintendencia de Salud rechazó el plan de ajuste y contingencia de la institución de salud previsional Masvida. A través de este documento, la aseguradora intentaba  superar la crisis financiera que la afecta y que tiene en la incertidumbre a miles de afiliados.

El organismo fiscalizador señaló que el plan tiene serias deficiencias, incumpliendo además los estándares legales de garantía por $ 20 mil millones en caso de quiebra. Según se lee, la Superintendencia también criticó la “falta de antecedentes concretos a las medidas planteadas para subsanar su estado financiero” y que “no existía una reestructuración clara del grupo económico, no del ingreso de socio estratégico, Gamma Capital”.

De acuerdo a la normativa, Masvida deberá presentar una nueva propuesta en un plazo de 10 días hábiles. En caso contrario la Superintendencia debe designar un interventor con un plazo de 4 meses para definir el futuro de la compañía. Lo mismo corre en caso de que su plan sea nuevamente rechazado.