El Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin) emitió hace unas semanas una resolución en la que pone en duda la propuesta para mejorar la seguridad que su controladora, Anglo América, presentó en el plan de reestructuración del yacimiento minero El Soldado, ubicado en Nogales, Región de Valparaíso.

El documento elaborado por la entidad fisalizadora, que provocó la suspensión de las actividades de la mina por la desaprobación del proyecto de rediseño, detalló -según informó Radio Bío Bío-, que hubieron varios colapsos “que demuestran por si sólo que la información para la determinación de los factores de seguridad es insuficiente y no confiable”.

Las observaciones del organismo dependiente del Ministerio de Minería también señalaron el sustento técnico del resideño propuesto por la empresa, por lo que concluyeron que el proyecto de actualización de El Soldado no cumple con el Reglamento de Seguridad Minera.

Como la parte del rajo no está operativa, la empresa ha redistribuido a parte de los 1.100 trabajadores de esa zona hacia otras funciones, como en matención, además de pedir a varios trabajadores que se tomaran 15 días de vacaciones mientras intentan resolver la problemática.

Ante estas situación, los trabajadores de Anglo American y de la Federación de Trabajadores del Cobre (FTC) de Codelco manifestaron su preocupación: “Estamos preocupados ante lo que pueda pasar y, por eso, desde este lunes hemos estado trabajado en conjunto con la empresa para poder obtener el permiso del Sernageomin”, señaló Jorge Brito, tesorero y expresidente del sindicato N° 3 del yacimiento.

Según Brito, si el Sernageomin rechazara nuevamente el permiso, “la empresa nos ha dicho que tomarían la decisión de cerrar la mina, lo que conlleva la desvinculación de los trabajadores”.

Desde el Ministerio de Minería señalaron que la resolución no ordena la suspensión de operaciones, pues la compañía cuenta con la autorización original que le permite seguir explotando la mina. Pese a ello, la empresa decidió suspender temporalmente las faenas, a la espera de obtener un permiso definitivo para la actualización del proyecto.

Junto con el rechazo al proyecto de ampliación de la mina, el yacimiento de Anglo American tiene pendiente de resolver la investigación de la Contraloría General por posibles presiones y otras irregularidades en la revisión que realizaba el Sernageomin al proyecto de actualización Rajo El Soldado. De acuerdo al medio, la investigación de Contraloría aún no ha terminado, pero se encontraría en su fase final.

El yacimiento, operativo desde 1989, es controlado por Anglo American (50,1%) y participan en la propiedad un joint venture entre Codelco y Mitsui (29,5%), y Mitsubishi Corp. (20,4%). Actualmente posee una dotación de 1.100 trabajadores (sumando propios y contratistas permanentes) y en 2015 registró una producción de 36.000 toneladas de cobre fino.