Luego de tres ediciones del Festival de Viña transmitidas por los canales TNT y HTV, pertenecientes al grupo Turner -de los mismo dueños de CHV- el certamen ha podido extender sus contenidos a toda Latinoamérica.

Las señales televisivas se han involucrado cada vez más en la cobertura del evento, sumando una fuerte publicidad en todas sus señales. Esto fue clave, según consigna La Tercera, en que Chilevisión renovara los derechos televisivos del evento en 2014 por otras cuatro ediciones.

Sin embargo, el humor del certamen se ha transformado en un problema para estos canales. Esto, debido al exceso de modismos y garabatos locales que abundarían en las rutinas,que no logran ser comprendidos por el público extranjero. Por ello, HTV emite en reemplazo un compilado de la música de la noche anterior, mientras que la única rutina que transmitieron fue la de Juan Pablo López, por tratarse de la primera noche.

“Estamos cortando la parte del humor, porque todavía es algo muy local y chileno. Creo que todavía hay una diferencia entre la importancia que tiene el humor para Chile y cómo se condice eso con el ámbito internacional”, explica el gerente general de Turner Internacional Argentina, Felipe di Estefani. “El problema mayor es que, el humor como género siempre ha sido algo local. No existe un humor que funcione en todos los países. Es una asignatura que tenemos pendiente, y es difícil encontrar una solución a ese tema, por lo menos no todavía”.

El triunfo del comediante mexicano Mono Sánchez, cuya presentación no fue emitida ni en HTV ni en TNT- podría ser una señal clara en el futuro. Esto, considerando que su rutina logró la Gaviota de Plata y de Oro en base a chistes blancos, pocos modismos y un marcado acento caribeño.

En tanto, pese al éxito de las rutinas chilenas, no todo el mundo se muestra de acuerdo con el uso de garabatos y expresiones “de grueso calibre”. Ayer, el Consejo Nacional de Televisión recibió 16 y 39 denuncias respectivamente por las rutinas de López y Chiqui Aguayo.