Casa Roshell retrata el interior de un centro cultural travesti mexicano, que se presenta como “un espacio utópico, un escondite para aquellos hombres que viven reprimidos en sus deseos de feminización y travestismo. Un pequeño salón con un escenario, recibe con intimidad a sus invitados, entre performances políticas y playbacks”.

“Para Donoso, lo importante no es solo el tema, sino la atmósfera que lo rodea. Por ello, al principio sigue de manera minuciosa el acto de transformación y aprendizaje de muchas de las mujeres que acuden. Pero conforme avanza, su mirada se centra más en el microcosmos que florece”, reseña Víctor Blanes en una nota dedicada a las películas estrenadas en el 67º Festival de Cine de Berlín.

Sobre la experiencia de la película en este certamen, Camila José Donoso comparte: “Para mí Forum es una de las secciones más interesantes de Berlinale, dónde puedo encontrar intereses en común a la hora de pensar en el cine. Tuvimos tres proyecciones con salas llenas, y  luego de ellas largas conversaciones junto a  Roshell, Liliana y Diego (protagonistas del film). Para mí fue vital compartir nuestra forma de producir, desde los vínculos con el activismo y el apoyo de nuestros productores, Interior XIII  y Cine tonalá, quienes confiaron desde un principio en la cinta”.

Otro tipo de ficciones

Luego de las proyecciones de su anterior película Naomi Campbel, la directora comenzó  una relación artística con México y especialmente con Roshell Terranova, dueña de Club Roshell. Filmada en 16mm y en digital, lo “trans” está en su obra más allá de la temática, tomando metodologías del documental para construir una ficción, combinando formatos, personas y personajes, hombres y mujeres, rehusandose a revelar, más bien, estableciendo la duda, de dónde termina uno y comienza lo otro.

“Tú no eres gay, tú sigues siendo heterosexual, simplemente descubriste que habemos, otro tipo de mujeres”.

La película tendrá un esperado estreno mexicano este viernes 24 de febrero, en el séptimo Festival Internacional de Cine de la UNAM, instancia en la que además se presentó el libro “Ignacio Agüero, dos o tres cosas que sabemos de él”.

Para la séptima edición de FIicunam quisimos rendir un homenaje al cine de Agüero. Y me pareció ideal conformar un libro, que contara un poco más del cineasta y de sus procesos creativos. Ya que el cine de Agüero, y sus procesos de aprendizaje, tienen un aspecto lúdico inherente, había que respetarlo. Lo platiqué con Camila, quien conoce a Ignacio de manera cercana. Ella fue quien contactó a toda esa familia, y recopiló las aportaciones que constituyen este conjunto de textos, que resulta ser un diario notas, encuentros, conversaciones y reflexiones de personas que se relacionan con Ignacio”, comparte Eva Sangiorgi.

Sobre su creciente complicidad artística con México y esta publicación, la realizadora chilena señala: “Ha sido muy gratificante poder realizar junto con Eva Sangiorgi un libro que piensa sobre el cine de Ignacio Agüero. Creo que el vínculo entre Chile y México es un acto político de unión que cruza toda Latinoamérica. Me interesa mucho esa conexión desde nuestros cines, para así conocernos mutuamente. Presentar este libro, que representa el espíritu libre y radical de Ignacio Agüero, para mí  es un paso para potenciar este vínculo entre el comienzo y el fin de un continente, algo tan necesario hoy por hoy, que además reúne a autores de todas partes, y con formas de escrituras muy propias”.