Más de una hora pausada estuvo la transmisión del piscinazo de la Reina del Festival de Viña, Kika Silva, a propósito de las manifestaciones que llevaron a cabo vecinos y vecinas del campamento Felipe Camiroaga, que aún están a la espera de que la alcaldesa Virginia Reginato cumpla su compromiso de 2015 de darles electricidad y agua potable a los pobladores.

Mientras no había certeza de qué ocurriría con el piscinazo, en el panel de Bienvenidos fueron recibiendo alguna información de las demandas de las 900 familias afectadas.

Fue ahí que la otrora Reina de Viña y conductora del matinal, Tonka Tomicic, recalcó que lo que ocurría afuera era de mayor importancia que el piscinazo.

Además, hizo una autocrítica a la actitud que se ha asumido estos días con respecto a ese problema. “Seamos sinceros, digamos la verdad: nosotros también hacemos vista gorda a esta realidad cuando estamos con lo del Festival”, sostuvo Tomicic.

“Es un drama muy grande y si ellos no se hubieran manifestado así, no tendrían la misma visibilidad. Es una situación extrema y queremos darle esta visibilidad”, agregó.

Si bien la postura de sus compañeros de panel fueron divergentes y en la piscina misma la música y la animación no se detuvo sino hasta que se informó la suspensión del piscinazo, Tomicic y sus colegas acordaron que sería buena idea invitar al programa a representantes tanto de los pobladores como de la municipalidad.