El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) entregó esta mañana las cifras de empleo del trimestre entre noviembre de 2016 y febrero de 2017. Y, pese a que el 6,2% de desocupados -545 mil personas- está dentro de las proyecciones de los expertos del mercado, el reporte estadístico también mostró otra cosa: la continua tendencia a mantener la tasa de ocupación con trabajos cada vez más precarios.

La ministra del Trabajo, Alejandra Krauss (DC), señaló que “es positivo que se mantenga dentro de la línea de la estabilidad”. Esto, ya que si en el trimestre anterior (agosto a octubre 2016) los ocupados sumaban 8 millones 141 mil personas y los desocupados 558 mil para este nuevo trimestre la cifra se mantuvo cercana: 8 millones 230 mil versus 545 mil sin ocupación. 

Para elaborar las cifras, el INE considera como “ocupados” a todas las personas en edad de trabajar que durante la semana de referencia estudiada dedicaron al menos una hora a alguna actividad para producir bienes o servicios a cambio de una remuneración o beneficios.

INE

El preocupante aumento del trabajo precario

Pese a la evaluación positiva de las autoridades al analizar las cifras, se confirma la tendencia a una cada vez mayor precariedad en el trabajo. Esto, ya que el número de trabajadores a cuenta propia -que desempeñan su labor de manera autónoma e independiente- aumentó fuertemente entre noviembre y febrero, registrando un 5,5%. Esto quiere decir que cerca de 10 mil puestos de trabajo asalariado se destruyeron en los últimos tres meses.

Esto viene a sumarse al hecho de que el 82% de los 141.230 puestos de trabajo creados durante el 2016 fueron a cuenta propia. La ministra Krauss comentó a Emol que “no es óptimo, en primera instancia, estos empleos pueden generar un círculo virtuoso en el largo plazo y como Ministerio estamos atentos a ello para efectuar un análisis responsable de estas cifras”.

Para el economista David Bravo, los indicadores muestran estabilidad pese a la desaceleración de la economía. Según analiza el director del Centro de Encuestas y Estudios Longitudinales de la UC, la cifra para el último trimestre se mantiene “en el promedio del desempleo de los últimos tres años. el 6,4% que es una cifra baja para Chile. Y si la tomamos en los últimos 6 años se mantiene también, porque fue un 6,3%.”

Sin embargo, el experto recalca que la tendencia a la precarización es preocupante. “La cifra más importante es que se ve una tendencia a que el empleo asalariado está cayendo. Hay un decrecimiento del 1,2% y eso sí lo considero preocupante, podría tal vez vaticinar un empeoramiento del mercado laboral para el 2017. Esto sólo lo podremos saber con certeza al mirar los datos de cotizantes del sistema de pensiones y allí habría que chequear si en ellos también se deteriora”, explica.

En su mirada, el hecho de que el mayor descenso en los asalariados se dé en los varones es por el bajo desempeño que han mostrado industrias altamente masculinizadas, como la minería, construcción e industria manufacturera. Las mujeres también registraron una baja, pero sobre todo en servicios financieros, alojamiento y alimentación.