A través de una declaración pública, el Partido Comunista de Chile se refirió al reciente incidente diplomático que se desató entre Chile y Cuba por la prohibición de ingreso de la ex ministra DC Mariana Aylwin a la isla.

“El Partido Comunista de Chile declara que no ha tenido al respecto ninguna injerencia ni responsabilidad en ello y por tanto no tiene que dar explicaciones de ningún tipo“, afirmaron.

Además, lamentaron que se produzcan este tipo de hechos, pero recalcaron que “el gobierno Cubano hizo uso de una prerrogativa legítima que usan todos los gobiernos, incluyendo el nuestro. La discusión sobre sus efectos deberá hacerse por los canales diplomáticos tal como lo ha dispuesto la Cancillería Chilena”.

Del mismo modo, la colectividad enfatizó que “no es un secreto para nadie que existe una diferente opinión respecto a Cuba que han mantenido el Partido Comunista y la Democracia Cristiana, lo que no ha impedido el actuar de conjunto que la Nueva Mayoría, en el gobierno y en el cumplimiento del programa, que pensamos es lo que debiera seguir caracterizando nuestras relaciones”.

Del mismo modo, señalaron que “tampoco es un misterio para nadie que personeros de la DC han manifestado su opinión contraria a mantener las relaciones con nuestro partido, pensando en las futuras elecciones presidenciales y parlamentarias, lo que es anterior a este hecho. Sobre esto lo único que podemos decir es que ello es de responsabilidad y decisión del PDC“.

Los comunistas manifestaron que respetan los acuerdos al interior de la Nueva Mayoría y cerraron añadiendo que “estamos de acuerdo en que, hacia el futuro, pensando en el país, una de las cuestiones esenciales es el compromiso programático, y mantenemos nuestra postura de concurrir a una primaria para elegir una candidatura presidencial única y haremos los esfuerzos por concordar una lista única parlamentaria”.