Durante el próximo 2018, Chile aumentará de 38 a 50 los senadores que integran la Cámara Alta. Ello implicará una alta inversión de parte del Estado en el suelo de los honorables, que ya implican numerosos costos para el país: de hecho, un senador le cuesta a Chile más de 370 millones de pesos al año.

Según consignó Cooperativa, en el detalle, un senador cuesta 374.049.214 pesos al año. La totalidad del monto se divide en 109.461.672 pesos de dieta, 99.594.000 pesos en gastos operacionales, 82.008.624 pesos en personal de apoyo, 37.742.040 pesos en asesorías externas, 279.533 pesos en gastos operacionales para los comités, 11.496.540 pesos en personal de apoyo para comités y 33.466.812 pesos en asesorías externas para los comités.

A la hora de analizar el gasto total, Chile invierte anualmente 13.187.871.158 pesos en los 38 senadores vigentes hoy en el Congreso Nacional. Sin embargo, esta cifra aumentará a 45.881.925.565 pesos en 2018, cuando se integre a 12 parlamentarios más al Senado.

Por otra parte, el costo de un diputado implica una suma de 296.012.423 pesos al año, mientras que el total de 120 parlamentarios que integran la Cámara Baja significa una suma de 35.521.490.760 pesos al año, cifra que también aumentará en 2018 a 44.401.863.450 pesos, con los 150 diputados.

En el detalle, los 296 millones de pesos anuales que implica cada diputado se dividen en 109.461.672 pesos de dieta, 710.754.517 pesos en gastos operacionales, 72.601.567 pesos en personal de apoyo, 27.957.067 pesos en asesorías externas, 279.567 pesos en gastos operacionales para los comités, 11.463.400 pesos en personal de apoyo para los comités y 3.494.633 pesos en asesorías externas para los comités.

Si se suma la inversión total que implicarán los sueldos de diputados y senadores en 2018, la cifra asciende a un total de 90.283.789.015 pesos al año.