A partir del pasado martes, la periodista Beatriz Sánchez ya no es parte de La Red, luego de cinco años desempeñándose en dicha casa televisiva. En adelante, seguirá enfocada en su programa La Clave, donde junto a Fernando Paulsen analizan la contingencia noticiosa.

En entrevista con El Dínamo, la comunicadora habló de sus proyectos y de su cercanía con el Frente Amplio, que incluso la consideró entre las cartas del movimiento para las futuras elecciones presidenciales

“No hubo ningún acercamiento formal, sino que fueron personas que alguna vez entrevisté que me decían que nos tomáramos un café, que conversáramos y me decían como por el lado que mi nombre estaba sonando y yo me reía, “qué buena la talla”. Y de repente alguien lo mencionó en un medio. La verdad es que nunca fue nada concreto y yo no tengo ningún interés de una candidatura de lo que sea en política y dije de inmediato que no“, aclaró.

Además, la periodista señaló que le gusta la política, pero que cree que cumple “un rol político también en un medio de comunicación. Yo creo que el interés del Frente Amplio, que me parece muy seductor lo que están haciendo, es tener un vocero, alguien que congregue todo lo que ellos son, sienten, su mirada, y lo sintetice. Por eso creo que se pueden fijar en alguien que es un comunicador o que trata de serlo”.

Al ser consultada sobre si puede jugar en contra ser periodista y abanderarse con ciertos sectores, Beatriz Sánchez señaló que sí, pero que hay ciertos conceptos del periodismo que le parecen errados. 

“Se piensa que los periodistas somos objetivos y la verdad es que la objetividad no existe. A mí en la universidad me dijeron que tenía que ser objetiva y de a poco ejerciendo esta pega me fui dando cuenta de que uno no es objetivo. El tratar de dárselas de objetivos cuando solo los hechos son objetivos es tratar de instalar algo que es falso. Todos miramos las cosas en nuestro propio contexto en que vivimos. Yo quiero dar vuelta ese paradigma: yo no soy objetiva y se lo digo a todos. Yo no creo en que la audiencia es tonta y en que lo que yo voy a decir va a lavarles el cerebro, y prefiero ser honesta y decirles desde dónde veo las cosas y discutamos. No estoy tratando de convencerlo, sino de que discutamos. No me siento poseedora de la verdad; puedo ser vehemente y se confunde, pero no”, argumentó.

Además, Sánchez analizó las posibilidades de los diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson para perfilarse como futuras cartas presidenciales, asegurando que “epende de lo que hagan a futuro, porque son muy jóvenes y han demostrado mucho en el Parlamento, pero sostener una carrera parlamentaria o de dirigente político en el tiempo conlleva una serie de cosas. A mí me gustaría pensar que ellos van a mantener la coherencia, que para mí es muy importante a la hora de hacer política“.

Por último, la periodista mostró su postura ante el liderazgo emergente de la alcaldesa de Maipú, Cathy Barriga, enfatizando que “ella hizo una muy buena campaña en Maipú, en una comuna con un alcalde muy cuestionado. Pero yo no me pierdo: ella no emergió sola de un liderazgo nuevo. Yo celebro que se arriesgue pero ella viene con el cobijo y la protección de una familia fuerte en la UDI, tenía un camino allanado y no es que haya forjado su camino político sola. Eso no es así. Tuvo una ventaja”, cerró.