La Universidad del Desarrollo dio inicio a la convocatoria de su “Semana i UDD”, un programa que se realiza a partir de desafíos dirigidos a alumnos, los cuales son propuestos “por docentes de la universidad y/o empresas e instituciones, en donde se busca fortalecer el desarrollo de competencias a través de la interdisciplina y colaboración”, según consignan en su web.

Uno de los desafíos del evento llamó la atención de algunos de sus estudiantes. Se titula “Evita que se apruebe la ley de aborto en Chile” y consiste, según explican, en idear y realizar acciones que permitan empujar al Congreso a rechazar el proyecto de ley en trámite, de aborto en tres causales.

El “taller” es impartido por el profesor Fernando Rojas Ochagavía y tiene 50 cupos disponibles. Entre las acciones que tendrán que desarrollar los alumnos, deberán incluir elementos como “entender los principales argumentos a favor y en contra del proyecto de ley de aborto o ¿Existe un problema de salud pública? o ¿Existe una carga abusiva para las mujeres en el embarazo? ¿Hay conflicto entre derechos del hijo y de la madre que requiera una ley? ¿Qué derechos privilegiar?”, además de conocer las etapas del proceso legislativo de la iniciativa.

A la vez, tendrán que “conocer ejemplos en Chile y el mundo que hayan sido exitosos en movilizar a congresistas en una cierta postura” y “destacar en forma resumida las razones por las cuales el proyecto de ley no debe ser aprobado, así como por qué las razones para su aprobación no son suficientes. Ejemplos de ello son: La relevancia del principio “en la duda, abstente”, donde si alguien tiene dudas de si hay una persona – vida humana – desde la concepción, por prudencia debe protegerla”.

El desafío también instará a los estudiantes a investigar las consecuencias que ha traído en el mundo la aprobación del aborto en el mundo y a descubrir cómo se cautela “el derecho del que está por nacer”. A la vez, también los llama a “entender a quienes responden los parlamentarios. Influencia de sus votantes, del partido político, del gobierno, etc”.

Quienes se inscriban tendrán que diseñar una estrategia para influir en los parlamentarios y convencerlos de rechazar el proyecto, además de plantear ideas para comunicaciones masivas, teniendo que realizar una campaña en los medios y redes sociales.