La Fundación San Carlos de Maipo, que se encarga de combatir la pobreza y delincuencia desde la infancia, reveló mediante un estudio que el Servicio Nacional de Menores (Sename) es una institución que “corrompe más que sana” y sondeó que la mitad de los reos pasó su infancia o adolescencia en dicha entidad.

Marcelo Sánchez, director de la Fundación, señaló a El Mercurio que el Sename “cataliza las conductas disruptivas, o sea, corrompe más que sana. En el mejor de los casos, no hace nada”.Para él, esto demuestra el “fracaso de las políticas públicas“. Por otra parte el informe concluyó que de los jóvenes egresados de algún centro por responsabilidad penal juvenil, el 50% reincidirá antes de los 24 meses.

En esa misma línea, la presidenta de la Asociación Nacional de Funcionarios del Sename, Alicia del Basto, apunta a que en el modelo “los niños abusados y vulnerados están en los mismos centros de los infractores de ley. “Un niño al que sus padres lo han abandonado convive con nombres como el ‘Cisarro’ y todos esos chicos que han sido de conmoción pública”, expresó.

La investigación rememoró también el estudio realizado el año 2012 por el propio centro de menores, demostró que la mayoría de los niños ingresa al Servicio por estar expuesto a situaciones de vulneración o trabajo infantil, y el 77% de ellos desarrolla dentro del sistema “conductas que antes no desplegaba”.