El sábado, el comité central del Partido Socialista (PS) decidió dar marcha atrás a la opción de una consulta ciudadana para definir a su candidato presidencial -para la que ya estaban confirmados Fernando Atria y José Miguel Insulza- y que sea finalmente la máxima instancia del partido la que decida, a dedo, a su abanderado.

Con esto, tanto Atria como Insulza bajaron sus candidaturas. Se abre así a que la tienda socialista -la que tiene el mayor número de militantes en el país de acuerdo al refichaje- opte entre las opciones de Ricardo Lagos o Alejandro Guillier. Todo será decidido por el nuevo comité central comandado por el ex ministro Álvaro Elizalde.

En entrevista con El Mostrador, el abogado constitucionalista no duda en lo que significa lo que pasó el sábado: “La decisión del sábado no nos vincula y, por tanto, nos deja en total libertad de acción, referente a la cuestión presidencial. Entonces veremos qué hacer“, dice, refiriéndose a la facción de Izquierda Socialista.

“Quedan todas las opciones abiertas”, declaró Atria, incluso salirse de la colectividad.

El abogado, que se le conoce por su cercanía al movimiento estudiantil -y a los ex dirigentes y hoy diputados Gabriel Boric y Giorgio Jackson- reconoció tener cercanía con el Frente Amplio (FA). “Es obvio que, en términos de proyecto político de mediano y largo plazo, el que tiene que asumir la izquierda antineoliberal y el que están intentando articular desde el Frente Amplio, son, por lo menos, paralelos (…) hay una sintonía política bastante grande entre lo que nosotros pensamos, y nosotros creemos que el Partido Socialista tiene que asumir. Lo otro es cuáles son las acciones en el corto plazo. A eso me refería: nosotros entendemos que, después de la decisión de ayer, todas las opciones quedan abiertas”, señaló.

Atria también profundizó en su rechazo a la decisión tomada por el PS, de terminar definiendo su candidato entre 4 paredes: “El mismo comité central decidió que no podía haber una consulta ciudadana, pero quienes votaron en contra de esa consulta son los mismos que celebraban las 30 mil personas que votaron una semana antes o que se jactan –con justa razón– de que el PS está mejor en el proceso de refichaje”.

Sobre las opciones que se abren para el PS -Lagos o Guillier- afirmó que “la candidatura de Ricardo Lagos representa una vuelta a la política binominal de la Concertación. Uno de los méritos que tiene este Gobierno es que intentó romper con esa fórmula política, y no le fue muy bien, ese fue otro problema. Una candidatura de Ricardo Lagos es decir ‘ese intento fue un error, lo vamos corregir’. Y la de Guillier no tiene mucho contenido… cuando la tengamos, vamos a poder dar una opinión al respecto”.

Por último, se le consultó si después de todo esto se sentía más cercano al Frente Amplio o a la Nueva Mayoría, a lo que Atria respondió: “Paso”.