Fue ayer domingo 2 de abril que El Mercurio publicó la siguiente noticia: “Gendarmería informa que el 7% de los reos liberado el año pasado con ‘perdonazo’ ha reincidido”. Un enfoque que, según la ONG Leasur -que se dedica a la defensa y promoción de los derechos de las personas privadas de libertad-, es tendencioso y discriminatorio.

A través de una columna publicada en el sitio web de la ONG, el director Sergio Faúndez, salió a denunciar la “falta a la responsabilidad en el ejercicio informativo de la actividad periodística“, a propósito de la nota mencionada, la que “utiliza la expresión ‘perdonazo’, como si la libertad condicional fuese un concesión arbitraria que se otorga a la población penal”

Faúndez pone énfasis en que la libertad condicional es un derecho que corresponde a los reos que cumplan con requisitos como haber cumplido 2/3 de la condena, tener una conducta intachable durante 6 meses previos a la postulación, asistir a la escuela del recinto penitenciario y haber aprendido un oficio o participar en talleres.

La noticia de que sólo haya un 7% de reincidencia entre aquellos beneficiados con libertad condicional no es un fracaso, sino un triunfo para las agencias dentro del sistema penal chileno. A través de sus profesionales y un procedimiento técnico fundado y diligente, han sido estos organismos quienes apostaron por un 93% de éxito”, dice la columna.

Mientras se mantenga el populismo penal, alimentado por este tipo de prensa sensacionalista, la población carcelaria seguirá en aumento, el hacinamiento continuará como una constante en nuestras cárceles, volverán a ocurrir tragedias como la sufrida en el incendio de la cárcel de San Miguel y continuará la construcción de cárceles concesionadas, que pareciera ser el nuevo negocio del mundo privado, asociado al miedo y a la (in)seguridad ciudadana”, finaliza Faúndez.