El día de ayer renunciaron a la directiva del Sindicato de Futbolistas Profesionales (Sifup) Carlos Soto -quien estuvo por 18 años en la organización- y Luis Pedro Figueroa.

Detrás de la renuncia están los cuestionamientos a la gestión del Sifup en los años 2015 y 2016 -período en el que estaba Soto en la presidencia-, ya que un informe de auditoría realizado por la firma Ecovis Chile arrojó una cifra de $251.376.621 en gastos sin justificar.

Según reveló La Tercera esta mañana, el informe de Ecovis Chile incluso muestra gastos que escapan del giro del sindicato como, por ejemplo, una boleta por $20 mil pesos de gastos en pijamas de mujer o la adquisición de textos bíblicos por más de $1 millón doscientos mil pesos. También se consignan gastos cercanos a los $2 millones por trajes en Zara.

“Hay cosas que no corresponden. El Sifup tiene que ser una entidad no partidaria y laica. Hay decisiones de directorio que no fueron avaladas en la asamblea. Uno se impresiona. Son 200 y algo de millones. Tengo la certeza de que esas platas tal vez se gastaron de mala manera”, dijo a La Tercera Gamadiel García, actual presidente del Sifup.

García agregó que Soto y su directiva tendrían un plazo de 30 días para presentar los debidos respaldos a los gastos injustificados. De no presentarlos, el actual presidente del Sifup aseguró que tomaría acciones legales.