La polémica tras las supuestas irregularidades económicas registradas en el período 2015-2016 al interior del Sindicato de Futbolistas Profesionales (Sifup) está lejos de terminarse.

La auditoría externa realizada a la entidad confirmó gastos por 250 millones de pesos sin justificar y, aunque la principal responsabilidad apunta al ex presidente Carlos Soto, salió un nuevo nombre a la palestra: Julio Pastén, ex volante de Colo Colo, Huachipato y Fernández Vial, entre otros equipos.

Según consignó Emol, Pastén se desempeñó como tesorero de la entidad precisamente en los años mencionados. Además, es conocido como “el pastor de los futbolistas” debido a su fe en la religión evangélica y a la forma en que ha sumado a muchos futbolistas a sus prédicas. 

En la Asamblea de ayer se reveló que hubo donaciones por un millón de pesos a la Iglesia Casa de Estudios Bíblicos, de la que Pastén es pastor, además de ingresos por 1,2 millones de pesos en textos bíblicos.

Al respecto, el actual presidente del Sifup, Gamadiel García,  señaló que “no corresponde. No solo por estatutos, sino porque debemos ser una institución no partidaria y laica”.

Según los antecedentes, Pastén dejó la actividad deportiva en 1996, con 31 años. En octubre de 2014 él mismo señaló que su foco era “la palabra de Dios”.

En su agrupación ha sumado a los jugadores Matías Fernández, David Pizarro, Fernando Meneses, Marcos González, Albert Acevedo y Luis Pedro Figueroa, quien renunció a su cargo directivo en el Sifup tras el escándalo. Pastén fue encargado de casar a Fernández y asesorar a Marcelo Salas cuando estaba sumido en una crisis matrimonial.

Sin embargo, el pastor prometió que restituirá todo el dinero gastado en ambos conceptos y que hoy mantiene en el centro del escándalo al Sifup.