El alcalde Jorge Sharp anunció que evalúa una drástica reducción presupuestaria, con el objetivo de enfrentar el profundo déficit heredado de la administración anterior, que supera los 13 mil millones de pesos.

Según consigna Cooperativa, la Comisión de Finanzas del Concejo Municipal analizará este jueves la propuesta de reducción presupuestaria de 6 mil millones de pesos, que implica la postergación de labores de ornato y embellecimiento de la ciudad e, incluso, la suspensión de los pagos a empresas externas de aseo con las que mantienen “grandes contratos”, como Feza, Cosermare y Total Transport, a las que deben más de 3 mil millones.

Además, la alcaldía comenzó por reducir la labor de los guardias municipales, por lo que la Comisión de Finanzas deberá decidir si pasa la propuesta al Concejo para su votación o si se requieren más antecedentes.

“Si no hacemos una modificación presupuestaria como ésta, probablemente tengamos una cesación de pagos, en algunas áreas, mucho más grave que la que vamos a tener”, sostuvo el administrador municipal, Claudio Opazo.

Además, especificó que, si bien el déficit era de 13 mil millones de pesos en diciembre de 2016, está proyectado sobre los 20 mil millones al término de 2017, si no se toman medidas al respecto.

El plan del alcalde contempla evitar el pago de servicios externos de aseo, utilizando a funcionarios de la propia municipalidad. Sin embargo, su propuesta no es bien mirada por todos los miembros del Concejo.

“Hay mucho discurso y poca acción. Yo creo que puede venirse una situación complicada desde el punto de vista administrativo para el alcalde Sharp”, enfatizó el concejal comunista Iván Vuskovic, quien preside la Comisión de Finanzas.