El candidato presidencial del Partido Radical, Alejandro Guillier, reaccionó con molestia ante las publicaciones provocadas por la Ley de Probidad y Transparencia, que apuntaron al patrimonio del senador como uno de los más abultados del Parlamento.

La confusión, denunciada por el periodista, se debió a que se hace referencia en dos ocasiones a que su esposa, María Cristina Farga, es propietaria de la totalidad de la Comunidad Ecológica de Peñalolén, cuyo avalúo fiscal asciende a los $2.279.618.955, lo que provocó que se informe “de manera errónea que mi esposa posee un patrimonio cercano a los $4.500.000.000”, explicó Guillier.

El candidato aclaró que su cónyuge posee solo dos propiedades de la Comunidad Ecológica de Peñalolén, con un 2.56% de los derechos y un avalúo aproximado de $57 millones.

Pese a que algunos medios rectificaron la información, no fue suficiente para Andrés Almeida, hijo de Farga, quien se descargó a través de una publicación en su Facebook, donde califica el malentendido como un “papelón de la prensa”.

“No saben leer y no saben contar. Como ella tiene dos parcelas en la Comunidad Ecológica de Peñalolén, y ésta tiene un único avalúo fiscal (sus dueños tienen una proporción del derecho de propiedad, no el derecho en sí), los colegas terminan sumando en su patrimonio el precio de dos comunidades ecológicas completas (una por parcela): 4.900 millones de pesos, sin hacer la mínima matemática que la declaración misma ofrece: el derecho de 2,6% de la Comunidad por parcela”, explicó el periodista.

Además, señaló que “le echan la culpa al gobierno y no quieren rectificar como corresponde, lo que me parece que es algo que raya en la mala fe, en instancias en que se viraliza, como fakenews, la idea de que estamos forrados en plata”.