La Corporación de Radio y Televisión Española (RTVE) firmó un acuerdo para el intercambio de contenidos con Casa América, consorcio público que busca estrechar lazos entre España y el continente americano. En la ceremonia, el presidente de la entidad española -José Antonio Sánchez- dio un discurso que provocó el descontento de los asistentes y en redes sociales mexicanas y españolas.

Según difundieron los medios El País y Al Jazeera, el representante afirmó que: “España nunca fue colonizadora. Fue evangelizadora y civilizadora (…). Lamentar la desaparición del Imperio Azteca es más o menos como sentir pesar por la derrota de los nazis en la Segunda Guerra Mundial. ¿En qué cabeza cabe que los españoles de entonces se iban a dedicar al exterminio de seres humanos?. ¿Que si hizo cosas malas? Que alguien me diga en qué conquista no las hubo”.


Sánchez, antes de dar curso a sus palabras, usó un parche antes de la herida, pues adelantó su falta de conocimiento sobre el tema, “el exceso de trabajo que tengo y el poco tiempo que he tenido hace que la calidad de las palabras que voy a pronunciar deje mucho que desear por lo que pido perdón por las mismas”.

Profesionales de RTVE piden la destitución de Sánchez, puesto en el cargo por el Partido Popular desde 2014.