El uso de armas químicas para atacar países en guerra pareciera ser un cuento solo sobre Vietnam y el terrible uso de gas napalm en 1972, cuyas imágenes dieron la vuelta al mundo hasta el día de hoy. Pero Siria, un lejano país en pleno 2017, fue víctima de un ataque con gas el pasado martes- y no es el primero. La cifra de muertes llegó a 80, de los cuales al menos 32 fueron trasladados a Turquía antes de fallecer. Allí, según el ministro de Justicia turco, Bekir Bozdag, las autopsias arrojaron resultados indeseados: “Las autopsias se hicieron en tres de los cuerpos que fueron traídos desde Idlib (provincia siria). Los resultados confirman que se usaron armas químicas“.

Rusia culpó a la oposición de Siria; Estados Unidos, Gran Bretaña y Turquía a las tropas de Bashar Al-Assad. Por su lado, el oficialismo sirio niega haber protagonizado el ataque ya que, según ellos, en el momento se encontraban atacando un foco de Al Nusra, de acuerdo a información extraída de Al Jazeera News.

El ataque ha producido espasmos musculares en los afectados, además de vómitos, síntomas coherentes con exposiciones a sustancias químicas que incluirían agentes nervioso, formación de espuma en la boca, desaceleración del ritmo cardíaco y pérdida de conciencia, entre otros efectos que recuerdan al ataque con gas sarín ocurrido en 2013, también en Siria. Entonces murieron 1.400 personas y el saldo de heridos ascendió a 3.000.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió ayer miércoles, donde Gran Bretaña, Francia y Estados Unidos propusieron una investigación en la zona del ataque para luego establecer sanciones contra el régimen de AL-Assad. Sin embargo la instancia no logró llegar a una resolución pues Rusia utilizó su poder de veto, argumentando qulos culpables de la matanza son los opositores rebeldes.

CNN, Al Jazeera y otros canales internacionales difundieron fueres imágenes del estado de las calles y víctimas tras el ataque de este martes. Advertencia: las siguientes imágenes pueden resultar perturbadoras o dañar la sensibilidad de algunas personas: