Alrededor de 21 millones de pesos del total que se destina a las tarjetas Junaeb han sido gastadas en locales de comida rápida como McDonald’s, Kentucky Fried Chicken, Telepizza y Doggis.

El presidente del Colegio de Nutricionistas dijo en conversación con Radio Bio Bio que el problema radica en que este dinero estatal se está destinando a multinacionales que venden comida basura. “El problema está en que esto es plata de todos los chilenos. Nosotros estamos financiando a grandes multinacionales que venden comida basura para que estudiantes universitarios consuman y ocupen un beneficio que es del estado, que lo pagamos todos nosotros, para que ellos coman comida chatarra“, expresó.

En una línea distinta, Jaime Mañalich -ex ministro de Salud de Piñera-, dijo que los jóvenes son libres de elegir la comida que quieren y que, efectivamente, optan por comida que engorda y alta en colesterol.

Juan José Ortúzar, jefe del departamento de Alimentación escolar de la Junaeb, defendió a su institución diciendo que a las empresas que admiten la beca se les exige tener menús saludables y que, de lo contrario, se cancela el convenio.

Durante este miércoles recién pasado, Guido Guirardi, presentó un proyectop que exigiría a las cadenas de comida rápida tener menús saludables en su listado de ofretas.