2.854 personas que resultaron inocentes o no condenadas estuvieron en prisión preventiva mientras se realizaba la investigación, durante el 2016, y 2.650 en el 2015, según datos que maneja la Defensoría Penal Pública y recogidos por La Hora este domingo.

El medio explica que para “reparar en parte el daño que sufrieron y para mejorar el sistema de Justicia” la Defensoría Penal Pública lanzó en 2013 el Proyecto Inocentes que “divulga casos de personas privadas de libertad injustamente”. Sin embargo, señala que “no son muchos, ya que la mayoría de los afectados prefiere olvidar y pasar página”.

“El Proyecto Inocentes lo que hace es visibilizar el daño que sufren estas personas. Nuestra motivación es que el sistema penal chileno mejore y que estas historias no se sigan repitiendo”, indica al diario el Defensor Nacional Andrés Mahnke.

Para que los afectados reciban ayuda en este aspecto, el Proyecto Inocentes llegó a un acuerdo con la Fundación ProBono, para que abogados de su agrupación los representen. “Actualmente hay cuatro casos en los que se ha logrado obtener este tipo de asesoría, que permite que las personas procedan a las acciones civiles para obtener alguna reparación de parte del Estado”, dice el artículo.

La nota también subraya el estigma social que sufren las personas privadas de libertad y que, en el caso de estos “errores”, tiene consecuencias dramáticas: “La información de las causas queda en internet, a pesar de la resolución, lo que provoca que muchos sean discriminados en trabajos, por amigos e incluso por sus familias”, explica.

El año pasado 325.285 causas ingresaron a la Defensoría. Este número equivale al 92% del universo de las causas que se judicializan, ya que el porcentaje restante contrata una defensa particular.