La bajada de la candidatura presidencial de Ricardo Lagos no ha dejado indiferente a nadie. Desde la DC amenazando con la primera vuelta o el PPD sin candidato, todos han reaccionado. En las redes sociales, eso sí, abundan los memes, las burlas y los recuerdos de lo que fue su gobierno.

La página de Facebook Izquierdistas Renovados, el fanpage que se burla de la Concertación y la transición, publicó una entretenida versión alternativa del discurso que dio Lagos hoy cuando bajó su candidatura, que evoca a las últimas palabras de Salvador Allende en Radio Magallanes, el día del golpe de Estado.

Desde el CAE, el TAG y la Autopista Central, Lagos siempre será recordado. Aquí el discurso “verdadero” y exclusivo de Izquierdistas Renovados:

“Seguramente ésta será la última oportunidad en que pueda dirigirme a ustedes. El Partido Socialista ha bombardeado el trabajo de Máximo Pacheco y Carlos Montes. Mis palabras no tienen amargura, sino decepción. Que sean ellas el castigo moral para los que han traicionado el juramento que hicieron al socialismo. Ante estos hechos sólo me cabe decir a los trabajadores: ¡Yo voy a renunciar! Colocado en un tránsito histórico, pagaré con mi Visa la lealtad del pueblo.

Me dirijo, sobre todo, a la señora Juanita, a la campesina que jamás creyó en nosotros, a la abuela que trabajó hasta morirse porque no tenía cómo pensionarse, a la madre que supo de nuestra preocupación por los niños y financió la carrera de sus hijos con el CAE. Me dirijo a los profesionales de la Patria, a los profesionales patriotas que siguieron trabajando contra la sedición auspiciada por los guilleristas.

Me dirijo a la juventud, a aquellos que cantaron “y va a caer, y va a caer, la educación de Pinochet” durante mi gobierno. Me dirijo al hombre de Chile, al obrero, al campesino, al intelectual, a aquellos que serán perseguidos por los departamentos de cobranzas de nuestras autopistas; porque en nuestro país la concesión está ya hace muchas horas presente; en los precios de estacionamientos terroristas, instalando al revés los puentes, inaugurando vías férreas que nunca serán utilizadas. La historia nos juzgará.

Seguramente el metal tranquilo de mi voz ya no llegará a ustedes. No importa. La seguirán oyendo. Siempre estaré junto a ustedes, en cada pórtico del TAG por que pasen, en cada cuota del CAE que paguen.

Trabajadores de mi Patria, tengo fe en Chile y su destino. Superarán otros hombres este momento gris y amargo en el que la traición pretende imponerse. Sigan ustedes sabiendo que, mucho más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes Autopista Central por donde pase el izquierdista renovado, para concesionar una sociedad mejor.

¡Viva Chile! ¡Viva el pueblo! ¡Viva la SOFOFA!”