En 2015, accionistas minoritarios de SQM en la bolsa de Nueva York -a través de American Depositary Shares- habían presentado demandas individuales en contra de la minera no metálica por los severos perjuicios que había producido en sus intereses la investigación por el financiamiento irregular de la política. En 2016 lograron aunar sus causas en una demanda de 106 páginas, liderados por el fondo de pensiones inglés Tyne and Wear -que tan solo en su caso particular estima pérdidas de más de US$4,4 millones-.

Hoy, según informó La Tercera, la demanda se acogió.

SQM había intentado frenar la demanda argumentando que, al ser una empresa radicada en Chile, la investigación por aportes irregulares estaba radicada en ese país.

“No hay duda de que el demandado está sujeto a jurisdicción en Nueva York debido a su cotización en la New York Stock Exchange”, expresó, sin embargo, el juez Edgardo Ramos, quien acogió la demanda de los accionistas y fijó una primera audiencia preparatoria para este jueves.

Entre las razones consideradas para acoger la demanda estuvo el acuerdo al que había llegado la minera no metálica con el Departamento de Justicia de EEUU y la Securities and Exchange Commission (SEC), en el que se admitió que no había existido un control interno de los pagos irregulares a políticos.