Recibió aplausos en el Festival de Cine de Berlín con su rol en la película “Una Mujer Fantástica” de Sebastián Lelio, estrenada la semana pasada en el país, y desde entonces ha acaparado portadas. Pero según reveló ayer en “Mentiras Verdaderas” de La Red, la actriz trans Daniela Vega también sufrió bullying durante su infancia y juventud.

Según relató al conductor Ignacio Franzani, todo inició cuando se cambió a un colegio sólo para varones. “Fue una decisión que ellos tomaron por el bien mío, porque era un colegio que tenía mayores posibilidades académicas, qué se yo. Ahí conocí el temor, conocí también la desigualdad. Conocí el miedo, de alguna manera”, explicó Vega.

Fui violentada como tantos niños hoy día en el país. O sea he vivido una historia que mucha gente ha vivido en muchas partes de Chile”, relató. Según contó, “me molestaban porque era altamente femenina y porque era muy frágil, muy débil, y eso era blanco de burlas fácil. Atacarme era muy sencillo porque yo jamás me iba a defender y eso le pasa a muchas niñitas y muchos niñitos en el país. Y no solamente ocurre ahora, pasó antes y pasa ahora y va a seguir pasando, si no tomamos cartas en el asunto sobre la violencia en los colegios”.

“La violencia termina por alejar a las personas que observan la violencia y por bloquear a aquel que la vive. Mis amigos en esa época eran súper buena onda, pero más que las agresiones llegaran y ellos se fueran, mis compañeros agresores elegían el momento en que yo estaba sola para agredirme. Creo que no sé si buscaban hacerme daño, ser niño es muy difícil y ser niño en Chile es más difícil todavía”, apuntó por Daniela Vega

Consultada sobre por qué no le contó a sus padres lo que le ocurría en el establecimiento, Daniela aseguró que lo hizo “por amor”, porque “en esa época, 2001, ir a la casa y decir que me están molestando porque soy súper amanerado era como pegarse un balazo en los pies. Era impensado. Si yo decía lo que me pasaba, era echarme al agua, no estaba preparada. No sabía lo que me pasaba, no lo entendía”.

Mira su relato acá: