Ayer miércoles 12 de abril, la Comisión de Derechos Humanos, Nacionalidad y Ciudadanía de la Cámara Alta sesionó para analizar las indicaciones presentadas al proyecto de ley que reconoce y da protección al derecho a la identidad de género.

Durante la jornada, expusieron el presidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Pediátrica, Pedro José López, y a una representante de la Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes, Francisca Ugarte. Ambos médicos mantuvieron una postura patologizante sobre las personas trans e intersex, llegando a señalar que las personas trans son producto de violencia y abuso sexual infantil.

Luego de ello, se debatió respecto a 6 indicaciones. Una de las que fue aprobada fue la presentada por el senador Andrés Allamand, la cual permite a ascendientes, descendientes y al conyuge -si hubiese- de una persona oponerse a una solicitud de cambio de nombre y sexo registral de una persona mayor de 18 años.

Según recoge el sitio web de OTD Chile, la asesora jurídica Constanza Valdés señaló que “los padres, hijos o el/la conyuge no tienen legitimidad alguna para oponerse al reconocimiento de la identidad de género de otra persona, por muy cercana que pueda ser. El derecho a la identidad de género es un aspecto íntimo y personal que no puede ser objeto de injerencias arbitrarias de terceros. Este proyecto de ley se inició con el objetivo de terminar con las situaciones de exclusión y discriminación que sufren las personas trans por lo dispuesto en su cédula de identidad. La aprobación de esta indicación estaría colocando en riesgo que éste derecho pueda reconocerse de manera efectiva”.

Franco Fuica, vicepresidente de OT, apuntó que es imprescindible que el gobierno de Chile le ponga urgencia al proyecto para que pueda votarse en sala. “El proyecto no avanzará en la Comisión si no se pone un plazo para ello. Las personas trans no podemos estar sujetas a la buena voluntad política del Congreso y del Gobierno”, afirmó.