“Vamos a crear un nuevo Sistema de Ahorro Colectivo. Se hará con cargo al empleador y en un período de seis años para garantizar una mejor transición”, adelantó la mandataria en cadena de televisión ayer, miércoles 12 de abril. El mecanismo, explicó, sería basado en un 5% extra de cotización previsional que se cargarían al empleador. De este monto, un 3% se irá a la cuenta individual -es decir, a la cuenta en la respectiva AFP-, mientas que el otro 2% estará en una cuenta de ahorro colectivo, en manos de un órgano estatal. Así, las pensiones aumentarían, en promedio, un 20%.

Pero lo que pinta como un incipiente sistema mixto deja más de una duda. El Desconcierto quiso aclarar algunas de ellas y conversó con algunos expertos y actores relacionados con el tema. Así explicaron Manuel Riesco (Cenda Chile), Alexander Pávez (Fundación SOL) y Claudia Sanhueza (ex Comisión Bravo) el anuncio de la presidenta Michelle Bachelet.

¿Cuánto y cuándo aumentarán las pensiones?

La ministra de Trabajo y Previsión Social, Alejandra Krauss, dijo esta mañana en El Diario de Cooperativa que las jubilaciones aumentarían en un 20% pero, según Cenda y Fundación Sol, esto no será muy significativo.

Manuel Riesco, economista de Cenda Chile, aseguró que en promedio las jubilaciones aumentarían unos $40.000, pero eso variará: “Por ejemplo, un médico hoy jubilado por AFP y que está sacando $500.000 de pensión, le van a tocar $40.000 más, pero como además esta repartición solidaria, le van a sacar plata de ahí para las pensiones más bajas y va a quedar con apenas $20.000”.

Desde la Fundación SOL, Alexander Pávez, lo explica en términos de sueldo mínimo: “Resulta que este 20%, en las pensiones más bajas que son por edad retiro vejez, no los hará llegar ni si quiera al salario mínimo“, dijo. Si bien reconocen que los anuncios fueron impulsados por las manifestaciones masivas del movimiento No + AFP, y que el Gobierno deja entrever cierta desconfianza en las aseguradoras privadas, afirma que “igualmente siguen sin cuestionar la preponderancia que tienen las AFP en los fondos” y que este “parece un anuncio para contener las protestas”.

El escaso aumento se explica por la repartición de porcentajes que anunció la presidenta esta noche. Claudia Sanhueza, ex integrante de la Comisión Bravo, dice que finalmente solo un 1% aumentará las jubilaciones actuales: “Hay un 3% que va a la cuenta individual y el otro 2% al aparato estatal de ahorro colectivo. Una parte de ese 2% va a ir a aumentar las pensiones de los jubilados de hoy, y otra parte se va ahorrar. Entonces, de ese 5% de contribución, aproximadamente solo un 1% va a ser destinado a aumentar las jubilaciones de hoy“.

Riesco apuesta por que estos cambios se perciban en 30 años más, mientras que Sanhueza tiene algo más de fe y cree que serán aproximadamente 20.

“Y en 30 años más vamos a seguir obligados al ahora forzoso igual”, dijo el economista de Cenda. Por lo pronto, agregó, las jubilaciones actuales subirían solo en un 1%.

¿Quiénes ganan?

Por lo pronto, dice Alexander Pávez, las capas sociales con pensiones más bajas serán las primeras beneficiadas, aunque sin llegar al sueldo mínimo, como se explicó previamente. Claudia Sanhueza, en la misma línea, dice que efectivamente el Gobierno con esto le quita algo de protagonismo a las AFP, pero sin ser suficiente: “Al parecer el Gobierno no confía en el sistema de AFP, pero entonces: ¿Por qué no hicimos algo más?”

Manuel Riesco analiza el escenario de las empresas que reciben préstamos y capital de acciones, diciendo que ellos serán los reales beneficiados. Por ejemplo, si una empresa recibe mil millones de pesos de préstamo, tras devolverlos recibe $1.500 millones, que al retornarlos le sigue otro préstamo de $2.000 millones, y así sucesivamente gracias a los excedentes.

“Todos los meses tú ahorras una cantidad de 5 puntos de cotizaciones, eso equivale exactamente al monto que se paga en pensiones: $250.000 millones por mes, de los cuales el gobierno propone que $200.000 millones se destinen a ahorro forzoso. Entonces todos los meses le estás prestando $200.000 millones adicionales a las grandes empresas, y solo $50.000 millones son para las pensiones”, dijo, agregando que los cambios reales en todas las pensiones ocurrirán en unos 30 años más. 

Siguen las AFP

Las personas consultadas coinciden firmemente en algo: el Gobierno efectivamente le quita protagonismo a las AFP, pero no cambia la lógica de fondo.

Alexander Pávez de Fundación SOL señala que “el anuncio no profundiza el sistema de AFP, sino que establece dos pilares tendiendo a lo mixto, pero aún así es insuficiente, porque resulta que este 20% de aumento, en las pensiones más bajas que son por edad retiro vejez, no los hará llegar ni si quiera al salario mínimo”. A esto, Manuel Riesco agrega que el anuncio sigue siendo tan inmoral como el sistema actual: “Igualmente se mantiene el ahorro forzoso, y el ahorro forzoso es inmoral”, expresó.

Pávez agregó que el anuncio podría intentar contener las protestas masivas contra las AFP. Por su lado, el vocero del Movimiento No + AFP, Luis Mesina vio el anuncio desde la misma perspectiva:  “Este es un proyecto que, a juicio nuestro, lo único que busca es descomprimir la presión social“, dijo este mediodía en una protesta pacífica en el Ministerio de Hacienda. El dirigente afirmó y reconoció que este tema se ha discutido y ha llegado a la agenda política gracias a las masivas movilizaciones pero, según dijo más temprano en conversación con Radio Cooperativa,  la clase media apenas se verá beneficiada, por no decir que en nada. También agregó que valora la idea de quitar un porcentaje a las AFP, pero no sería suficiente: “No hay razones para que las AFP sigan administrando el otro porcentaje”.