La irrupción de Beatriz Sánchez en las presidenciales ha opacado de cierta forma al sociólogo Alberto Mayol, el otro de los precandidatos del Frente Amplio. A diferencia de la periodista, el académico no aparece en las encuestas ni ha generado preocupaciones en la Nueva Mayoría de cara a los comicios de fin de año.

Esto se debe a una estrategia de campaña, según denunció Mayol en una extensa entrevista con El Mostrador. “Veo que Beatriz Sánchez y su comando al interior han apostado a una mala estrategia. Obviamente las encuestas la favorecen, porque han apostado a una estrategia de voto blando. La forma de llegar a ese voto a través de una moda, de muchas apariciones, es una búsqueda de voto blando, de la simpatía, de la cercanía, que no tiene mucho que ver con una búsqueda de una Presidencia de la República, sino que tiene que ver con un acercamiento a las emociones de las personas. Esto tiene valor en una primera vuelta, pero no en una primaria, que son las personas que normalmente votan y más comprometidas ideológicamente”, afirmó.

Esto lo califica como un “juego errado”, más allá de que vayan a ganar. “Dentro de este juego equivocado lo han hecho formidable y de alguna manera se ha invisibilizado mi campaña“, reconoce Mayol, que apuesta a ganar adeptos de aquí a las primarias del 2 de julio.

El precandidato de Nueva Democracia y el Movimiento Socialista Allendista se refirió también a los recientes vetos del Frente Amplio a las candidaturas presidenciales de Luis Mariano Rendón por el Partido Pirata y del senador Alejandro Navarro del Partido Pais. “Cuando se establece una restricción específica, es muy importante que se den las razones políticas, con relevancia para generar esa exclusión, a partir de antecedentes válidos. Lo que no se puede hacer, a mi juicio, es lo que se hizo“, afirmó.

Además, reconoció que hubieron movimientos que se opusieron a su candidatura, pero que no obtuvieron los votos suficientes para el veto. Cada apuesta presidencial debe ser aprobada por 2/3 de la mesa política del Frente Amplio. “Estos son estándares que tienen que mejorarse y los procesos se van a ir mejorando a medida que vayan apareciendo los problemas, pero creo que debemos estar disponibles para asumir que, cuando cometemos un error, es un error subsanable, enmendable, y dar las razones del caso, porque nosotros no decimos que no vamos a cometer errores, sino que la forma en que vamos a subsanar esos errores va a ser lo más democrática posible”, planteó Mayol.

Eso sí, pese a las diferencias, con Sánchez, enfatizó en la unidad del Frente Amplio a través de que ambos precandidatos estén llamando a firmar por Revolución Democrática, partido del que ninguno es parte. Esto debido a que RD se ofreció como “partido instrumental” para lograr las firmas y sustentar las primarias legales del bloque. “Es un asunto que puede parecer insólito para el resto del sistema de partidos, que un movimiento político esté ayudando a un partido con el cual compite a nivel de candidato presidencial”, señaló.

Sobre su programa de gobierno, apunta a que lo principal será cambiar el modelo de desarrollo ya que la venta de materias primas “ya no tiene sustento”. “Una oportunidad se da sobre la base de lo que queremos hacer con el sistema de pensiones, este sistema de reparto que nos permite convertir en propiedad social el capital de las AFP. Se elimina el sistema de las AFP y pasan los mismos cotizantes a ser los propietarios y administradores de las inversiones que ellos elijan. Allí va a estar la posibilidad de invertir en innovación para Chile, es algo que han hecho todos los países desarrollados”, dice.

También habla de una iniciativa llamada “‘Mar para Chile’, porque en realidad el mar chileno no es para el país”.