Con una comunicación formal en donde se detallan los cargos que se imputan, el Registro Civil inició la etapa acusatoria en el sumario instruido a los funcionarios que mantuvieron movilizaciones en el organismo durante 39 días, en 2015. 

Según consigna La Tercera, con esta notificación se dio por cerrada la etapa investigativa del proceso disciplinario, que se abrió por el incumplimiento de la jornada laboral durante el período de paro. Ahora, los trabajadores en cuestión tienen cinco días para presentar sus descargos, defensas y solicitar u ofrecer pruebas.

El director nacional (s) de la institución, Jorge Álvarez, señaló que “esta notificación corresponde al natural desarrollo de un proceso disciplinario, regulado por el Estatuto Administrativo que rige para todos los funcionarios públicos, y que en este caso avanza a sus etapas finales”.

Una vez que terminen los descargos y alegatos, el fiscal del servicio propondrá una sanción y el director de la institución podrá ordenar la reapertura del sumario, absolver o aplicar una medida disciplinaria. Los funcionarios arriesgan sanciones que van desde censura y multas a la suspensión del empleo por plazos de 30 días a tres meses o, en la situación más extrema, la destitución de sus funciones. 

El proceso debería culminar en un mes, aunque no se informó del número exacto de funcionarios sumariados y notificados, pero se presume que son de todo el país.

“Con el cierre de este proceso legal estamos dejando atrás un escenario que fue doloroso para todos, y ahora la mirada de futuro que tenemos con los funcionarios es trabajar en conjunto para seguir construyendo un mejor Registro Civil,”, detalló Álvarez.