La serie de Netflix, “13 reasons why” (Por 13 razones) fue estrenada el pasado 31 de marzo y trata sobre una adolescente que, antes de suicidarse, graba 13 videos donde explica las razones, y personas en específico, que la llevan a acabar con su vida cortándose las venas. La producción ha generado buenas y malas críticas: desde que es una buena manera para abordar y conversar sobre la depresión y el suicidio, hasta que es una serie demasiado explícita que podría fomentar una cadena de “contagios” pues contiene escenas explícitas y gráficas, especialmente donde la protagonista se suicida.

Lo cierto es que sí ha generado un debate ético, donde los argumentos a favor y en contra cuestionan si es que la serie naturaliza el suicidio, muestra a la protagonista como una heroína, o tiene un efecto más de aprendizaje y que destapa un tema tabú.

Ana María Briceño, psiquiatra adolescente, afirma que hay aspectos buenos y malos: “Es bueno que aborde cómo el bullying influye en la salud mental. Si gracias a la serie podemos hablar de este tema, eso ayuda”, y agrega que el problema va en la idealización de la protagonista: “Estando muerta termina siendo el personaje principal de la serie e incluso se ve como una heroína”.

Confusión en Chile

Esta tarde, La Segunda informó que el colegio de Vitacura, Saint George, envió un comunicado a sus apoderados advirtiendo sobre esta serie.

“Les sugerimos involucrarse en lo que sus hijos pueden estar viendo, ya que particularmente esta serie contiene muchas escenas gráficas sobre suicidio, violaciones sexuales, abuso de drogas y alcohol, manipulación de armas y dinámicas familiares disfuncionales. Es nuestra recomendación tomar esto como una oportunidad para abrir espacios de comunicación, reflexión y aprendizaje entre padres e hijos”, dice.

Sin embargo, el mismo establecimiento salió a negar cualquier advertencia sobre el tema, según publicó La Tercera. Pasa que el comunicado que tomó el diario vespertino era del colegio Saint George, pero de República Dominicana.

En la versión digital del diario La Segunda, se modificó la nota original y no se menciona al colegio de Vitacura.